El departamento que les mostramos a continuación, es un homenaje al diseño escandinavo. La superficie del departamento es de tan sólo 42 metros cuadrados, sin embargo, muy bien aprovechados. El salón es espacioso y luminoso, con ventanas que dan al tranquilo barrio. Durante la última renovación, el salón y la cocina fueron unidos, lo que contribuye a generar una mayor cantidad de espacio. Una pared de ladrillo rústico separa las dos habitaciones y a su vez, le da un poco de originalidad al departamento. Las paredes de color blanco, proporcionan una base neutra para la decoración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...