La entrada a la casa es, usualmente, un lugar al que no le prestamos tanta atención a la hora de decorar, pero no nos damos cuenta que en realidad es el primer lugar que una persona ve cuando entra y el último lugar antes de irse. Es el espacio ideal para armar algo donde guardar las llaves para después no estar buscándolas por todos lados, un lugar para poner tu bolso, mochila o cartera y hasta los zapatos, si sos de andar descalzo por la casa.

Hoy les compartimos algunas formas de convertir ese rinconcito en algo mas que un espacio de paso.


Para las zapatillas
Cajones, estantes o cestos: todo sirve a la hora de guardar las zapatillas si no queremos usar el calzado que traemos de la calle en la casa. Tenerlo ordenado no solo sirve para que no generen suciedad extra, sino que evitan tropezones!

 

 

Lugar de colgado
Abrigos, bolsos, bufandas, gorros, todos necesitan un lugar donde quedarse cuando no están siendo usados. La parte de atrás de las sillas suele ser la opción más utilizada, pero no por eso es la mejor!

 

 

Contenedores
Grandes, chiquitos, platos, cajas… cualquier contenedor es válido a la hora de encontrar un lugar donde poner los básicos (celular, billetera y llaves), así a la hora de salir no perdes tiempo tratando de encontrarlos.

 

 

Asiento
Tener un lugar donde sentarse cerca de la puerta siempre está bueno. Sirve para atarse bien los cordones antes de salir, esperar a quien te acompaña, e incluso aporta un pequeño lugar extra para guardar cosas.

 

 

Decoración
La entrada a la casa nunca está completa sin tu toque personal. Mantenelo simple: un espejo, fotos, flores y algún objeto de iluminación… y ¡voilà!

Anterior post

Defi Gagliardo en Galería Unión

Siguiente post

Germán Torres, de Salvaje Bakery

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.