Las ciudades contienen kilómetros y kilómetros de infraestructura con diferentes elevaciones: puentes, vías de trenes y rampas de autopistas. Por sobre ellas transitan miles de ciudadanos, turistas y viajeros que viajan por la ciudad, pero por debajo hay varios kilómetros de espacios urbanos vacíos, abandonados y prácticamente inutilizables.

Fernando Abellanas, un diseñador de muebles autodidacta que dirige la firma Lebrel, es un curioso que se inspiró en las formas en las que las personas de recursos limitados usan lugares descuidados para crear hogares, construyendo su propio espacio creativo bajo un puente en Valencia.

 

 

El mini estudio viene completo, tiene escritorio, silla, una estantería llena de cuadros, macetas con suculentas, una lámpara y hasta un colchón con almohada para tirarse a descansar. Los estantes y mesada están amurados a la autopista, mientras que el piso y las paredes funcionan como una especie de ascensor horizontal auto-operado. Usando una serie de poleas adaptadas de un carro de metal, Abellanas maneja a mano para llegar a su estudio, un espacio definitivamente diferente.

Su ubicación exacta es un secreto, ya que el lugar no se encuentra habilitado por la ciudad de Valencia, y seguirá estando siempre y cuando el diseñador pueda mantenerlo ahí. Para conocer mas, no dejen de leer esta entrevista que le hicieron en LeCool.

 

 

 

Anterior post

MoMu, uno de los cortes de pelo del momento

Siguiente post

Mario Vargas Llosa sobre Céline

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.