A partir del viernes 31 de Agosto hasta fin de Septiembre, en la galeria Fiebre se va a estar exponiendo la muestra de RRAA  ‘It’s been a hard street art night’ 

Fiebre queda Avenida Santa Fé 2729. Local 10. Capital Federal. Buenos Aires. Argentina.

Queres ver “Los Desenmascarados” de RRAA? Entrá acá.

Dejamos la Gacetilla de Prensa escrita por el artista Claudio Roncoli 

Todavía puedo.

¿No están un poquito cansados de siempre lo mismo? Pared, cuadro, inauguración, copa de vino, foto. Yo sí, pero si bien a veces uno trata de plantear una muestra coherente mas allá de la copa de vino y la foto de rigor, el circuito del arte es siempre lo mismo. Acá y en el mundo. Son pocos los artistas que nos vuelan la cabeza. Todo lo demás queda en el olvido o en el esfuerzo de miles de jóvenes que tras una clínica y un lobby que ellos creen necesario consiguen su primera exposición. La mayoría muere por estar en la galería de moda y vender, así que de concepto y riesgo estético ni hablemos. Yo soy parte de esa selva y me gusta. Aunque me queje de ir a visitar algunas inauguraciones siempre voy con la esperanza bajo el brazo de encontrar algo que no diga lo que ya dijeron los demás, que no se suba a la moda geométrica ni a los garabatos aniñados del artista “sold out”, ni pinte calaveras porque es más barato que poner un animal en formol.

La sorpresa llegó ante mis ojos en la calle, sí, en la calle misma. Sin inauguración, ni copa de vino, ni snobs comentando taradeces sobre temas que ni leyeron. La sorpresa fue gratificante. No entendía si era parte de una publicidad o si era un graffiti a medio terminar. Algo así como una máscara de barro que te ponen en un spa, pero rosa o celeste. Perfectamente pintada, estratégicamente pensada. El afiche intervenido era el de Cacho Castaña, y la frase vendedora era “Todavía puedo”. No hay dudas, es algo distinto, algo que me pegó fuerte en la cara y me despabiló, me despertó de un letargo visual, y no solo a mí sino a varios. Cacho totalmente desenmascarado era más siniestro que romántico (si es que Cacho Castaña da algo de romanticismo). Era algo intrigante, extraño, entre irónico y perverso. Por suerte esto no terminó acá. De a poco la ciudad se fue inundando de “Desenmascarados”. Uno a uno los afiches iban mutando entre estos dos simples colores. Era (es) inevitable no verlos. Ni el propio rey de la TV y el caño se pudo salvar, ni Spartacus, ni las señoras perfectas de los yogures digestivos. Todos son iguales ante las manos de RRAA.- artista visual que luego de pasar por la publicidad encontró en el arte un respiro ante tanta perfección / imperfección que nos quieren vender continuamente.

RRAA.- me dice, entre otros conceptos que tiene muy claros, que lo suyo es considerado “vandalismo estético”. Yo creo que es algo más que eso. Es algo así como el primero que golpeó una cacerola en este país para pedir algo. RRAA.- como si tuviera una olla o un megáfono nos grita de forma prolija y pensada (como toda campaña publicitaria): “Piensen y pregúntense. Todavía pueden”. Le dice a los afiches (a través de ellos mismos): “Paren un poco que necesitamos respirar. Cuando querramos comprar algo lo haremos a su debido tiempo. No hace falta que nos invadan hasta en los mingitorios de los restaurantes, ni pongan monitores cuando subo a un taxi. ¿No se dan cuenta que necesito descansar, que tanta repetición cansa?”. Lamentablemente todavía pensamos que si es de “marca” es bueno, que si sale en TV vale la pena, y que si lo promociona una chica con buenos pechos ese producto es genial. RRAA.- nos dice, cada vez que sale a la calle para atacar un afiche, que la credibilidad de un producto está en duda, la de un político o una fundación que recauda fondos también.

Ahora para los que caminan sin ver, RRAA.- les acerca su propuesta a un espacio en el Patio del Liceo. Al principio no sabía si era muy acertado que la mostrara entre 3 paredes y un vidrio, pero siendo Galería FIEBRE (galería que acierta siempre con sus propuestas rodeadas de un halo muy contemporáneo y conceptual, trabajando a la par de los artistas) vale la pena venir a visitarla.

A lo lejos, mientras un afiche intervenido por RRAA.- nos mira de reojo, suena en un bar una estrofa de la canción “Todavía Puedo” de Cacho Castaña:

“Todavía siento que puedo salvarme haciéndole trampas a la realidad”.

Claudio Roncoli

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...