“Aprendí a bordar de forma completamente autodidacta, probando mucho y equivocándome más” cuenta Chloe Giordano, una ilustradora basada en Oxford que transformó sus trazos de lápices de colores en pequeños bordados de animales con un nivel de detalle fantástico.

Del tamaño de un dedal, sus piezas tienden a tener una forma circular, y mezcla pequeños animales como conejos, ratoncitos o venados con flores y hojas.

No dejen de seguirla en su cuenta de Instagram y conseguir sus obras en su tienda de Etsy

 

Anterior post

#FlaneurMeet: Gonzalo Artacho

Siguiente post

Carteras para arquitectos por The Atelier YUL

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.