En las afueras de Nueva York (Far Rockaway), la artista y constructora de barcos Constance Hackadays, tuvo la brillante idea de crear el “Boggsville Boatel

Un hotel flotante formado de barcos abandonados ubicados en una marina, donde los huespedes pueden reservar su habitación en un yate vintage exclusivo para 3 o 4 personas.

Las habitaciones cuestan entre 50 y 100 dólares la noche. Todo lo recaudado es sin fines de lucro y el único motivo es financiar este proyecto sustentable.

El verano fue todo un éxito ya que todos barcos estuvieron “Sold out”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...