Si hay algo que recuerdo consistentemente de todos y cada uno de mis veranos en la playa, era el fanatismo por ese vaso de limonada fresca que vendían en el parador donde nos quedábamos todas las temporadas. Visto con un poco de perspectiva y un paladar algo más refinado, hoy en día me doy cuenta que ni siquiera estaba hecho con jugo natural, pero la esencia, ese ritual de conseguir el codiciado vaso, un poco dulce y bien refrescante, no se pierde.

Hay rato tengo ganas de compartirles una buena receta de limonada y simplemente no termino de conformarme con ninguna. Ya todos están al tanto de cómo hacer una jarra con menta y jengibre, y mi idea era encontrar algo más exótico… algo que le diera una vuelta.

Como siempre, la solución estuvo a un par de clics de distancia, en el blog de Michelle, la cocinera y blogger detrás de Hummingbird High, un sitio de cocina basado en San Francisco. De ahí tomo prestada su receta de limonada con tomillo, una combinación inesperada, pero no por eso menos fantástica. ¿La hacemos?

Limonada con Tomillo y Arándanos-02

Limonada con Tomillo y arándanos
*30 minutos*

INGREDIENTES (rinde 5 a 6 vasos)

Para el jarabe
• 1 taza de azúcar
• ralladura de 1 limón mediano
• 1 taza de agua
• 2/3 ramas de tomillo fresco

Para la limonada
• 1 taza de jarabe (hecho con los ingredientes que mencionamos arriba)
• 1 1/2 tazas de jugo de limón, sin pulpa (se hace con entre 7 y 8 limones medianos)
• 4 a 5 tazas de agua fría
• si tenés ganas, algún licor para hacerlo más picante (puede ser vodka o champagne)
• arándanos, para decorar
• ramas de tomillo, para decorar

VAS A NECESITAR…

• 1 bowl chico
• 1 olla mediana
• 1 colador de té
• 1 exprimidor
• 1 jarra

Limonada con Tomillo y Arándanos-07

PREPARACIÓN

Para el jarabe

En un bol chico, combiná el azúcar con la ralladura de limón, usando tus dedos para lograr que el granulado del azúcar libere los aceites del limón, dándole el gustito de la fruta al dulce.

Llevá la mezcla a una olla mediana a fuego medio, combinándola con una taza de agua. Batila hasta que el azúcar se disuelva y continuá hasta que rompa hervor. Dejala hervir durante un minuto y retirala del fuego hasta que se enfríe por completo. Una vez que pase un minuto fuera del fuego, agregale mezclando suavemente las ramitas de tomillo.

Una vez que la mezcla se haya enfriado (alrededor de 30 minutos), colá el jarabe, descartando la ralladura de limón que haya quedado y los restos del tomillo. Llevalo a la heladera y reservá.
Para la limonada

En una jarra, mezclá el jugo exprimido de limón, 4 vasos de agua y hielo. Esto es a gusto, mezclalo bien y probá las proporciones para definir si necesitás más frío, o más agua si lo encontrás demasiado ácido (sumá de a 1/4 de taza a la vez).

Agregale 1/2 taza de jarabe y mezclá bien. Probalo y andá agregando de a poquito el resto del jarabe a gusto. Cuando esté como lo querés, sumale el alcohol (si elegiste la versión “picante”), y decorá con los arándanos y ramitas de tomillo. Servilo inmediatamente y ¡a disfrutar!

 

 

Anterior post

El pulso de New York en los 60, por Sepp Werkmeister

Siguiente post

Si Dios Quiere - Los Vocalino

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.