Un edificio abandonado con las paredes descascaradas fue la ubicación elegida para la presentación de la colección SS2013 de Jack McCollough y Lazaro Hernández, basada firmemente en un homenaje a los clásicos de la casa neoyorkina y con una fuerte inspiración en la cultura digital.

El neón, que arrasó en las colecciones locales, sigue vivo en Proenza Schouler, y se combina en cueros lisos o perforados, lustrosos, casi plásticos, con estampas de reptil y herrajes por doquier. Los cierres toman preponderancia al frente de vestidos y faldas de estructura rígida, mientras un patchwork casi mondrianesco toma por arrebato la pasarela.

No faltaron las sedas y los recortes de tul para lograr transparencias, reinas de la temporada, acompañadas por tajos altísimos y botas aptas para gladiadoras. Los detalles estuvieron en los remaches en metal en la mayoría de las prendas, con una confirmación que nos trae cierto pesar: afuera el dorado, que vuelve el plateado. Para las estampas, un must-see temporada a temporada de la marca, se animaron a mezclar fotografía de paisajes o personas con tramas geométricas para lograr un acabado gráfico.

La front row fue estelar, como anticipando a lo que se venía. Todas las editoras, incluyendo las rumoreadas archienemigas Anna Wintour y Carine Roitfeld, dijeron presente, así como celebrities de la talla de Kate Bosworth y Florence Welch.

En el mismo instante que las modelos caminaban por la pasarela, ya estaban disponibles selectas piezas de la colección, como la cartera Record por entre US$1500 y US$1700, para su compra en el online store de la marca. La tecnología llegó al Mercedes Benz Fashion Week, de la mano de los alumnos prodigio. No se la puede dejar pasar.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...