Durante el 2011 el Código QR invadió las calles de Buenos Aires. El vendaval de exposición de este cubo laberíntico logró que todos lo identifiquemos, pero no pudo demostrar su funcionalidad y, al día de hoy, en muy pocos casos es escaneado. En Corea, la sociedad es QR Friendly, por eso es común ver acciones publicitarias...