Marcos es un artista santacruceño que se formó como técnico informático pero descubrió una sensibilidad que transformó en arte. Como un niño que sueña con un mundo mejor, sus dibujos manifiestan técnica a través de un globo aerostático y recurren a una estética vintage para comunicar la añoranza. Sus obras invitan a imaginar, y muestran la necesidad de transportarse a nuevos universos, de mirar a lo lejos y guiñarle el ojo al niño interior.

¿Cómo se definirías el tipo de surrealismo que aparece en tu obra?

Desde antes de saber lo que era realmente el surrealismo, la expresión en mis dibujos siempre fue un modo no convencional de ver la realidad. Constantemente trato de observar el costado más subjetivo de las cosas, desde lo simple a lo complejo voy combinando formas (cuerpos, animales, objetos). Siento que no podría definir un tipo de surrealismo para mis obras, pero sí creo que se encamina hacia lo onírico.

¿Qué te inspira de la gama sepia que elegís para el clima de tus trabajos?

Ya desde chico me encantaban las ilustraciones de cualquier libro viejo. Me fascina el color del desgaste natural, del paso del tiempo que transforma todo a sepia.

Tus dibujos tienen como un aura escolar. ¿Hay algo que quieras transmitir desde lo lúdico?

No exclusivamente desde el ámbito escolar sino desde la niñez. Es la mejor herramienta para proyectar mis preguntas, momentos y sueños. Es la etapa en la que nacen las dudas, en la que vas encontrando las formas de representar tu propia verdad a partir de la creatividad y el juego, que es el modo más puro e libre del ser humano.

En tus trabajos se ve una estética vintage y el uso de la técnica lomográfica. ¿Qué te atrae de estos estilos?

Deseo transmitir la calidez que brinda la lomografia. Es algo que va de la mano de mi forma de representar las cosas. Sus colores vivos, la imagen difusa, el ruido, lo espontáneo. Son componentes característicos e inherentes a ese estilo de fotografía que implemento en mis obras. Me atrae mucho que las acciones captadas se tornen nostálgicas, entrañables, únicas y personales. Lo mismo sucede con los objetos de semblante vintage, los vinculo al recuerdo y al valor de la historia de cada persona.

¿Cuál es la obra preferida de tus dibujos?

Cada ilustración va cambiando a la medida de lo que mi entorno y estado de ánimo me piden. Creo que la obra que más me representa hoy es “Detrás de la Sopa”. Un chico que es libre en su imaginación, y decide mirar un poco más allá de la realidad en la que se encuentra para escapar de mundo  en el que se siente ajeno.

#Me gustan  Marcel Dzama, Alessandro gottardo, Marion Fayolle, Shimizu, Masako Kubo, Édouard Riou.

Anterior post

#FlaneurMeet: @Alandinoo

Siguiente post

Personas pequeñas en grandes lugares por Daniel Alford

Let Abramec

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.