Tal vez vieron algo de su trabajo en nuestras portadas de redes sociales. Roman Robroek es un fotógrafo holandés de 30 años que tiene una fascinación por los espacios abandonados y particularmente las escaleras, trabajando generalmente con luz natural.

Abandoned Staircases es una de sus series en las que recorre, literalmente, las diagonales de estas figuras arquitectónicas. “Cuando arranqué con mi travesía a través de la fotografía urbana, veía en su mayoría edificios vacíos y en decadencia. No tomó mucho para que me picara la curiosidad… ¿cuál era la historia detrás de esos edificios? ¿quién vivió ahí? ¿Qué propósito cumplían y por qué fueron abandonados?” se pregunta Robroek.

“Esta curiosidad creó un estrecho vínculo entre mí y la fotografía urbana y desde entonces he visitado tantos lugares hermosos de todo el mundo. La oportunidad de echar un vistazo a puertas cerradas es una experiencia verdaderamente única, relajante y seductora al mismo tiempo. Me sumerjo en los alrededores, pero también mido cada uno de mis pasos y escucho atentamente cada sonido tratando de no llamar la atención”

 

Anterior post

La evolución de YouTube

Siguiente post

Unidas Las Bebas II @ Niceto Club

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.