¿Cuántas veces pensamos en el techo a la hora de evaluar posibilidades de guardado en casa? El diseñador industrial español Jordi Iranzo probablemente sea el primero, y con su serie Dalt, una opción muy sencilla de espacios para ordenar objetos en ambientes pequeños, se lleva todos los premios.

Consiste en un sistema simple de poleas, armado de la forma más delicada posible, que nos permite elevar prácticamente lo que se nos ocurra: una mesa, un estante, hasta un tender para la ropa, y dejarlo fuera del camino.

La inquietud de Iranzo parte del principio de que, en las ciudades, día a día los ambientes en los que vivimos se vuelven cada vez más pequeños, y, si bien todos tenemos una mesa, cajoneras y un lugar para secar ropa, suelen ser objetos que quedan en el medio y molestan en el día a día. “Para resolver este problema, me pregunté cómo es posible crear una sensación de espacio en donde virtualmente no hay lugar?” comenta el diseñador “por qué no usar el techo como espacio de guardado, si suele tener la misma cantidad de metros cuadrados que el suelo?”.

Así es como un canasto de alambre atado a la polea puede funcionar como cajón para guardar frutas y vegetales en la cocina, o también como mesita de luz al lado de la cama. Podes guardar tu ropa, u objetos de trabajo… en este caso, realmente, el cielo es el límite.

 

Anterior post

Rock'n Colour: Gallo Art

Siguiente post

Godard en Italiano

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.