Paraná es una marca que arrancó en Buenos Aires hace unos 3 años, producto de una necesidad muy concreta: “conseguir muebles de diseño y a un precio razonable sin morir en el intento”. Rocío Araujo, su diseñadora, se dedica al Diseño Interior y siempre tuvo una fascinación especial por la carpintería y el mobiliario. Como resultado de estos dos factores, comenzó a diseñar y producir sus propios muebles para mis proyectos.

Dividen su trabajo en dos campos de acción. El Diseño Interior como proyecto integral en el que trabajan con el espacio como herramienta y pauta para el diseño del mobiliario, ajustando los muebles al lugar específico que van a ocupar. Pero también trabajan con el diseño de piezas individuales destinadas al público en general, con productos funcionales, versátiles y fundamentalmente accesibles.

 

 

La inspiración a la hora de hacer muebles la toman de diferentes lugares. Ikea y Muji son los gigantes, que les dan la pauta de que los muebles deben tener un proceso de producción que responda a una lógica racional y estandarizada, para poder reducir los costos de producción y volverlos finalmente accesibles. Pero también toman ideas de productores más pequeños, pero no menos interesantes, como Marc Morro o Alki para su diseño.

Su producto estrella es el sillón modulado. Está compuesto por 4 módulos, que dispuestos de una u otra manera brindan múltiples variables de armado, según la necesidad de quien lo use: puede ser un sillón de 2, 3 o 4 cuerpos, como así también la base de dos camas individuales, o de una cama matrimonial para huéspedes, también puede usarse como butacas individuales de un cuerpo, etc. Existe la posibilidad de adquirir cada modulo por separado lo cual permite al usuario armarlo y diseñarlo a su gusto, sus asientos y respaldos están resueltos no con tapicería, sino con fundas lavables, intercambiables y reemplazables en caso de ser necesario. Esta última condición aporta una interesante solución a la vida útil del producto.

 

 

Para construir sus muebles usa álamo, una madera noble, visualmente bella, sin nudos, de una veta fina y sutil y fundamentalmente local y al alcance de la mano. Se produce a orillas del río Paraná (de allí el nombre de la marca) y llega a nuestra ciudad muy fácil y rápidamente en barco, lo cual la vuelve una madera mucho mas accesible que el resto de las opciones en el mercado.

 

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSave

Anterior post

Lo mejor del catálogo primavera 2018 de Anthropologie

Siguiente post

'Original is Never Finished' x Mundo Flaneur

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.