Después de montar una serie de enormes instalaciones en Nueva York el año pasado, el artista chino Ai Weiwei (previamente) se trajo sus esculturas monumentales a Buenos Aires.

“Inoculación”, la muestra curada por el brasileño Marcello Dantas, trae algunos de los trabajos más reconocidos del artista, como la escultura “Forever Bicycles”, una pieza compuesta con 1254 bicicletas de acero entrelazadas entre sí que con sus 9 metros de alto y 16 de largo impactan en la entrada de la Fundación PROA. “He Xie”, una pieza que está compuesta por cientos de cangrejos en miniatura hechos en porcelana, y “Semillas de girasol”, una montaña de 15 toneladas de estas semillas en porcelana, hechas a mano por miles de artesanos de la ciudad de Jingdezhen, e ironizando un poco sobre la producción industrial “Made in China” y el consumo masivo que caracteriza a su país.

Fiel a toda la obra del artista, esta exposición viene cargada con un importante componente político, evidente en “Ley del viaje (Prototipo B)”, el impresionante bote de salvavidas inflable que el artista creó para evidenciar la Crisis de Refugiados en el Mediterráneo, y que viene acompañado de la película “Human Flow”, el documental que el artista estrenó el pasado noviembre en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Pueden ver algunas de las imágenes de la exposición en la galería, y no dejen de pasar a visitarla que va a estar abierta al público hasta el 25 de febrero en la Fundación PROA (Avenida Pedro de Mendoza 1929, La Boca).

 

 

Todas las imágenes por gonzalo viramonte

Anterior post

Aerial Fish Farms por Bernhard Lang

Siguiente post

Psychedelia: Polaroids from Iceland

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.