Fue en marzo del año pasado que el fotógrafo Dimitar Karanikolov tuvo la oportunidad de viajar desde Londres, lugar que hoy en día llama su hogar, a Formentera, al sur de Ibiza, y poder capturarla desde el aire. Playas idílicas, luces intensas, aguas turquesas y una diversidad natural impresionante argumentan a favor de uno de los destinos más lindos en el Mediterráneo. Para viajar en imágenes.

 

Anterior post

Dibujando la basura por Wenyi

Siguiente post

Automaton, el primer single de Jamiroquai en 7 años

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.