El fotógrafo ruso Daniel Kordan es un fanático de los cielos y la naturaleza, y hace poco viajó al Salar de Uyuni, en Bolivia, para capturar el cielo nocturno en todo su esplendor. A 3650 metros sobre el nivel del mar, el lugar se destaca por ser una zona especialmente oscura, ideal para su proyecto.

Usando una cámara DSLR especial para astrofotografía, logró estas imágenes en las que la Vía Láctea se refleja en el suelo casi como en un espejo, rompiendo las barreras entre cielo y suelo.

“Es increíble, para los ojos y para los sentidos. El espacio abierto te hace sentir como si estuvieras flotando” dice Kordan

No dejen de seguirlo en Facebook y en Instagram para fotos increíbles de sus viajes.

 

Anterior post

#FlaneurMeet: Hernán Zamora

Siguiente post

All The Way - a Charles Bukowski poem

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.