El fotógrafo Aleksandr Abrosimov capturó en las playas de Stroomi beach en Estonia un fenómeno natural extremadamente raro, que gracias a la combinación de una serie de factores climáticos muy particulares convierten a la mezcla de agua de mar y arena de la orilla en bolas de hielo de entre 5 y 10 centímetros de diámetro. Con la temperatura rondando los 20 grados bajo cero, este colchón que parece un envoltorio de plástico con burbujitas debe ser extremadamente frío para pisar.

 

 

 

Anterior post

¿Te quedaste sin crédito? ¡Multiplicate!

Siguiente post

Arquicostura, bordados sobre edificios por Raquel Rodrigo

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.