Las fotografías de lugares vacíos tienen algo especial, sobre todo cuando la imagen pasa mas por la abstracción y las líneas que el objeto en si. Me pasa mucho con las fotos de Matthias Heiderich, en las que la figura deja de ser un edificio para transformarse casi en un dibujo, y lo mismo me sucede con esta serie de Robert Götzfried titulada “Pipes II”.

La mayoría de los órganos están ubicados en iglesias católicas y su estructura es imponente. En una recorrida por Bavaria, la zona sur de Alemania, Robert inmortalizó estos objetos en una forma muy particular.

“Para mí disparar en estos lugares es la experiencia más increíble. Voy allí cuando no hay nadie. Todavía se puede oler el incienso en el aire, todavía se oye el sonido bombástico del órgano, pero todo está tranquilo. Cada paso resuena y automáticamente uno se calma. Cada pequeño sonido se siente como un ruido eterno. ¿Podés sentir el silencio?” pregunta el fotógrafo.

 

 

 

Anterior post

HELIO, una fuente de energía solar que además ayuda

Siguiente post

Jonas Kopp & Rainer Kohlberger: música ambient como en el cine

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.