Vaciar todos los días los bolsillos de su hijo de tres años le dio a la fotógrafa Melissa Kaseman una idea. “Una taxonomía de la imaginación de los chicos” representada por las cosas con las que van jugando y acumulando a lo largo del día. ¿Qué encontró? Clips, ramitas, flores, mostacillas y muchos papelitos de colores, pero también pedazos de lápices y crayones, legos y otros juguetes pequeños. Todo, básico y elemental para un día de diversión asegurada.

 

Anterior post

ElFuturoLlegóHaceRato, compilado ricotero

Siguiente post

Chocolate City: nuevo ciclo funk, esta noche en Makena

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.