Fotografía

This Game We Play por Franck Bohbot

Cuando Julius Erving peloteaba en Rucker Park en la década de los ’70, los chicos se sentaban en los árboles y llenaban las terrazas para verlo jugar. Fue en las calles de Harlem que se convirtió en el legendario Dr J., uno de los jugadores de basquet más recordados de la época.

“Either you’re slinging crack rock or you got a wicked jump shot” afirmaba el gran Biggie en la letra de Things Done Changed, un testimonio de la importancia de estos espacios en la vida de los habitantes de la ciudad. Una canchita de basquet, al igual que un potrero por nuestros pagos, es más que una invitación a divertirse, sino una realidad paralela en donde el juego sobrepasa a la realidad social.

El fotógrafo Franck Bohbot (previamente) se viene dedicando desde el 2013 a capturar estas canchas vacías, como el espacio que realmente son: un lugar en donde la gente de New York va a unirse, jugar y soñar. Ya lleva más de 100 retratadas.

 

Anterior post

Spotify Musical Map: lo que suena en el mundo

Siguiente post

Joyería viva por Susan McLeary

CCH

1 Comentario

  1. 6 marzo, 2018 at 12:44

    […] No es la primera vez que hablamos del fotógrafo Ludwig Favre, ya hemos recorrido sus series en varios posts que pueden ver acá. Esta vez volvemos a visitar sus imágenes con las fotos que tomó de las canchas de Básquet en New York, espacios muy particulares que ya han inspirado a más de un fotógrafo, como por ejemplo Franck Bohbot, que también armó un compilado muy similar. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.