LetrasMundo con Libros

Reseña a Leónce Lupette: A desalambrar lenguas

reselisarda

Akste und ankste denkte // Leónce Lupette

Si en el ambiente de la poesía local  hay una figura en quien  la etiqueta de experimental se ajusta a la perfección hablaremos, entonces, de Léonce Lupette.

Poeta en idioma alemán  y que incursiona en la resonancia rioplatense,  Lupette no se restringe a límites geográficos: criado en un hogar bilingüe  franco-alemán ha explorado, por razones de estudio o de viajes, lenguas tan disímiles como el guaraní, el latín, el castellano o el turco, además del obvio inglés. Su poesía evidencia huellas de dichas inmersiones. En sólo cuatro versos puede aparecer una breve seguidilla babélica:

vinum varatum / shogúr vainisha fress-Kur-a /nderevikuape horizontal/des-vanezco vakante

Si tuviéramos que traducir estos versos a nuestro corriente monolingüismo ,  obtendríamos algo así:

Vino barato / yogur (de) vainilla frescura / metete en tu culo horizontal / des-vanezco vacante

 

¿Qué cambia, entonces? Desaparece el latín macarrónico, las consonantes Y y LL se reducen al dígrafo SH, con toda su carga interjectiva, que ya prepara el salto al término guaraní -tan exótico en apariencia como erótico en contenido- para ¿volver? al castellano.

Otro ejemplo:

mi vida Frag-ment-aria

en el que adrede la palabra vida aparece escrita desde la exactitud auditiva de que entre la v y la b no hay diferencia perceptible, ya que ambas grafías son fonéticamente bilabiales. Por otra parte, el adjetivo “fragmentaria” está dividido en Frag (que puede ser tanto referencia al síncope en tanto amnesia o recuerdo fragmentado, o bien el imperativo en segunda persona singular del verbo preguntar, en alemán) ment (que puede ser  mente en francés) y aria, palabra también ambigua ya que podría aludir tanto a la etnia como a la pieza musical destinada al canto.

Hacen falta dos cosas para el mejor disfrute de esta poesía. En primer lugar, se trata de ser oidor además de lector; cuando Lupette lee sus poemas en voz alta, la frase que nos parecía oscura se vuelve inteligible. Las vacilaciones en la lectura y la velocidad -que recuerdan a momentos geniales de Daniel Rabinovich- son claves. En tanto oidores, dicha vacilación  se traslada a la gráfica: todo puede escribirse de otra forma.

Otro segundo elemento consiste en que todo lector de Lupette se ve forzado a convertirse, por un rato, en traductor.

Al traducirse a un registro normativo, esa lengua poética construida sobre la sorpresa, la incertidumbre y el juego verbal pierde buena parte de su misterio. En una propuesta casi cortazariana, Lupette nos invita a la experiencia redundantemente experimental de desacostumbrarnos –vade retro, certeza!- y a flotar en un mundo de sonidos. Mejor dicho: en otra flotación, en otro mundo y en otros sonidos.

Léonce  Lupette (1986) es poeta, traductor y especialista en literatura comparada. Actualmente reside en Argentina.


Leónce Lupette – Akste und ankste denkte – Fadel y Fadel editores – Buenos Aires – 2017

Por Ignacio Vázquez

 

*Nota originalmente publicada en Mundo con libros

 

Anterior post

Ocio, de Fabian Casas (la película)

Siguiente post

New York Basketball Courts por Ludwig Favre

Manuel Oubiña

Más ser que parecer.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.