Arte

Yayoi Kusama. Obsesión infinita.

Yayoi Kusama - Obsesión Infinita 08

 

El sábado 29 de junio, se abrieron las puertas de la muestra que está causando furor en Buenos aires. Se trata de nada más y nada menos que de Yayoi Kusama, la artista viva más célebre de Japón, que nos deja obsesionados con su obra. Se presenta con una exhibición de más de 100 increíbles piezas, entre las que encontramos esculturas, pinturas, filmaciones, instalaciones e intervenciones, creadas entre los años 1950 y 2013.

Yayoi Kusama nace en Matsumoto, Japón; el 29 de marzo de 1929. Su carrera comenzó en los años ’40, época en la cual estuvo muy influenciada por la pintura tradicional japonesa. De la semi-abstracción en papel, protagonista en sus primeros trabajos, pasó al dinamísmo característico de la serie Infinity Net (Red Infinita) que creó en los años 50, en la que también volcó sus pensamientos obsesivos y crisis alucinatorias mediante originales obras. Se considera una artista obsesiva, y mucha de su obra contiene material autobiográfico, psicológico y sexual.

Para el año 1957 se instala en Nueva York, y su obra muta de la pintura, pasando por la escultura blanda (Accumulations), y termina organizando happenings y performances en vivo en lugares icónicos de la ciudad como el Central Park o el Puente de Brooklyn, que le dan un gran reconocimiento local. Es en este momento que conoce a personajes influyentes como Donald Judd, Andy Warhol y Joseph Cornell.

Ya para 1973, Kusama decide volver a Japón, donde en 1977 se interna de manera voluntaria en una clínica psiquiátrica cercana a Tokio. Al día de la fecha, no solo reside en la misma clínica, sino que a pesar de su internación, nunca dejó de trabajar y participar activamente en muestras y exhibiciones de arte en todo el mundo, además de colaborar en colecciones en conjunto con casas de moda de lujo como Louis Vuitton. Actualmente, tiene el record de precio pagado por la obra de una artista viva gracias a la prestigiosa galería Christie’s, que vendió una obra suya por más de cinco millones de dólares.

La exhibición que encontramos en el MALBA muestra las distintas etapas por las que pasó la artista, empezando por las pinturas, siguiendo por los films, collages y esculturas, y terminando con unas increíbles instalaciones en las cuales los lunares son los protagonistas absolutos. Nos encantó la instalación del final “Sala de espejos del infinito”, donde podríamos habernos quedado horas; y el cuarto blanco, que nos invita a participar, dejar nuestra huella, convirtiéndonos nosotros en infinitos pegando los lunares de la plancha que nos dan en la entrada, haciéndonos parte de una gran muestra.

El museo nos recibe de jueves a lunes y feriados de 12.00 a 20.00 y los miércoles extiende su horario hasta las 21.00. El valor de la entrada para adultos mayores es de 40 pesos, y para estudiantes, jubilados y docentes (con acreditación vigente) de 20 pesos; y los miércoles el precio baja a 20 pesos la entrada general, y estudiantes, jubilados y docentes sin cargo; tanto las personas con discapacidad como los menores de 5 años tienen acceso gratuito todos los días. Dato importante: siendo socio del citi accedés a un 25% de descuento y hay 2×1 para miembros de Club La Nación Premium y clientes Samsung Smartphones.

Claramente un MUST para ponerle color a este invierno porteño.

 

 

Anterior post

The Colour Project: Nepal

Siguiente post

Atoms for Peace en Club Amok, LA

JD

1 Comentario

  1. Belén
    4 julio, 2013 at 12:00

    quiero ir!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.