Este es para los materos de la tarde, esos que toman el té a las 5 religiosamente, y que estaban pensando en algo rico para acompañarlo.

En esta época las mejores frutas que podemos encontrar son cítricos, así que nos hicimos de algunas naranjas para preparar un budín esponjoso, húmedo y súper rico. No de esos arenosos, ni de los que parecen un masacote de masa, sino suave y aterciopelado, con un toque especial gracias a las semillas de amapola y el glaceado que acompaña. Nada mejor para una tarde antidomingo, ¿lo preparamos?

 

Budin de Naranja con semillas de Amapola-09

 

Budín de naranja y semillas de amapola
*40 minutos*
(Por Itsvan, fotos de Sofi Garay, producción de Paula, de PES Motion Studio)

INGREDIENTES (comen 4/5) 

• 50 gramos de manteca
• 3/4 tazas (150 gramos) de azúcar
• 1 1/4 tazas (160 gramos) de harina leudante
• 1 huevo
• 3 naranjas
• 4 cucharadas de semillas de amapola
• 1 cucharada de azúcar impalpable
• 1/2 cucharadita de polvo para hornear

VAS A NECESITAR…

• 2 bowls
• 1 budinera de medio kilo
• Una brocha para repostería
• Una batidora
• Un exprimidor
• Un rallador

Budin de naranja con semillas de amapola-10

 

PREPARACIÓN

Arrancá organizando los ingredientes de esta forma para ahorrar tiempo:

  • Rallá la cáscara de una de las naranjas, y luego exprimida. Reservá.
  • Exprimí y reservá el jugo de la otra naranja, lo vas a usar para hacer el glacé que va a servir como cobertura del budín.
  • En un bowl, tamizá la harina junto con el polvo para hornear
  • Enmantecá y enhariná la budinera. Reservala.
  • Precalentá el horno a 160°C/180°C

Con la batidora, batí a blanco en un bowl la manteca con el azúcar. Una vez que estén bien mezcladas, incorporá el huevo, las semillas de amapola, el jugo de naranja y la ralladura. Si querés, el budín podés hacerlo con trozos o gajos de naranja natural en vez del jugo, es una opción para que te salga con más sabor a naranja y un poco más húmedo.

Una vez que esté todo bien mezclado, incorporá lentamente la mezcla de la harina con el polvo para hornear.

Una vez que esté todo integrado, llevá la mezcla a la budinera, cuidando que no llegue hasta el tope sino que llenes hasta 3/4 o un poco menos del recipiente, así no desborda en el horno cuando empiece a crecer.

Cocinalo aproximadamente durante 25 minutos. Verificá que crezca, que la superficie esté dorada y por las dudas, introducí un cuchillo: si sale húmedo (con mezcla adherida) déjalo unos minutos más en el horno hasta que cuando hagas la prueba de retirarlo salga seco.

Mientras tanto, prepará el glacé mezclando el jugo de naranja con el azúcar impalpable. Reservá.

Una vez que sacaste el budín del horno, espera a que enfríe para desmoldar. No seas ansioso… intentar sacarlo con el molde caliente suele hacer que la masa se parta y te quede la mitad del budín en la budinera.

Servilo entero, cubrilo con el glacé ¡y a merendar!

 

Anterior post

Los autos estrellados de Ron Arad

Siguiente post

Las ilustraciones de Juan Díaz Faes

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.