La comida americana, de diner con fuente de soda, butacas de plástico y meseras con delantal es una de mis favoritas. Hoy llamada «Comfort Food», los platos que sirven en estos lugares suelen ser altos en grasas, carbohidratos y, sobre todo, felicidad. No estamos sanos hoy, queremos frito, queremos rico y lo queremos ahora.

Creo que después de las hamburguesas, un plato bastante subestimado por el mundo gourmet que no puedo dejar de pedir cada vez que conozco un lugar nuevo, los chicken tenders juegan en un cómodo segundo puesto en el ranking de mis comidas favoritas. Acompañados con honey mustard, o, como en la receta de hoy, una riquísima salsa de rabanitos, son imbatibles a la hora de comer algo rico. ¿Los preparamos?

Chicken Tenders-10

Chicken Tenders
*1 hora*
(Por Itsvan, fotos de Sofi Garay, producción de Paula, de PES Motion Studio)

 

INGREDIENTES (comen 3)

• ¾ tazas (93 gramos) de harina 0000
• 1 taza (130 gramos) de pan rallado
• ½ cucharadita de mix de pimientas
• 2 cucharadas de agua
• 2 huevos
• 3 pechugas de pollo deshuesadas
• 1 ½ cucharada de rabanito cortado chico
• ¼ taza de crema de leche
• Un toque de jugo de limón
• 1 pizca de salsa inglesa
•1 ½ cucharada de mostaza
• Mayonesa (cantidad necesaria)
• Aceite vegetal (para freír)

VAS A NECESITAR…

• Cuchillos para carne y verduras
• 3 bowls grandes (el tamaño debería ser más grande que el de las pechugas de pollo)
• Una fuente para colocar los tenders empanados
• Minipimer
• 3 bowls chicos
• Olla para freir
• Espumadera
• Papel de cocina absorbente

Chicken Tenders-02

PREPARACIÓN

Arrancá organizando los ingredientes de esta forma para ahorrar tiempo:

• Sacá los excedentes de grasa de las pechugas de pollo y cortalas en tiras de aproximadamente 9 a 11 centímetros de largo y 3 de ancho. Reservalas.
• Cortá el rabanito en brunoise. Reservalo.
• Forrá un bowl con el papel absorbente para colocar los tenders cuando los retires de la freidora.
• En el primer bowl grande colocá la harina (si querés, podés tamizarla antes).
• En el segundo bowl grande batí bien los huevos.
• En el tercer bowl grande, mezclá el pan rallado con el mix de pimientas. Podés también agregar cualquier otra especial a la mezcla, por ejemplo curry, si querés un sabor más intenso.
• Con la crema y el limón, hacé una crema agria: batí la crema a punto medio y agregale un chorrito de jugo de limón.

Alineando los tres bowls, toma de a una pieza de pollo a la vez. Primero pasalo por harina, luego por el huevo y por último por el pan rallado, siempre ciudando de cubrir bien toda la superficie del pollo con cada ingrediente. A medida que vayan quedando listos, los vas colocando en la fuente y cuando estén todos listos llevala a la heladera. De esta forma, el frío va a hacer que el empanizado se compacte mejor.

Prepará la salsa mezclando la mayonesa, la salsa inglesa, la crema agria que armaste previamente, la mostaza y el rabanito con la minipimer. Reservala.

Secá bien la olla donde vas a poner a calentar el aceite para evitar accidentes, colocá la cantidad necesaria como para sumergir una pieza entera y que se cocine de forma pareja, y llevalo 180°C para freir. Una forma de saber si el aceite está a la temperatura adecuada es introduciendo un pedacito de algún tender (se puede cortar una punta para hacer una prueba) o se puede agregar con una cucharadita de una pequeña porción de la mezcla de harina, huevo y pan rallado. Si alguno de estos dos elementos, al entrar en contacto con el aceite, generan burbujas rápidamente y suben a la superficie, quiere decir que ya el aceite está en su punto para freír. Si tenés uno a mano, usá un termómetro para calcular la temperatura del aceite, que para freir es entre 160 y 180 grados centígrados.

Freí las piezas de a 4 o 5. El proceso puede tomar aproximadamente de 6 a 8 minutos de fritura, en cuanto veas que las piezas se van oscureciendo, es el momento de retirarlas. Si notás que el aceite está muy caliente (porque la olla empieza a largar mucho humo o porque el pollo toma un color oscuro muy rápido) baja un poco el fuego.

Apenas vayas sacando los chicken tenders fritos, colocalos en el bowl con papel absorbente, para elimitar excedentes de grasa, y agregá la sal, para que se adhiera mientras están bien calientes.

Servilos junto con la salsa, ¡y disfrutá!

 

Anterior post

Daniel Mochi: a todo Color

Siguiente post

Conoces Tráfico?

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.