Arte

Corbeta Halcón en Montana Gallery Barcelona

El ultimo sábado en la en la Montana Gallery de Barcelona se inauguró la muestra de Corbeta Halcón, un heterogéneo grupo de creadores cuyo espíritu es difícil de describir y estuvimos ahí.

Corbeta Halcón es un colectivo artístico integrado por Abu Abraira (España), Alberto Zedeo (Francia), El Cholo (Argentina), Felipe Pantone (Argentina-España), Flavia Paravisi (Argentina), GordoPelota (Argentina), Iván de Quilmes (Argentina), Joaquín Catriel (Argentina), Nase Pop (Holanda), Paul Loubet (Francia), Poms (Argentina), Salsa (Argentina), Spok (España), Tom Daze (Argentina)

“Cuando aterricé en Buenos Aires en 2012, todo había cambiado. Creo que llevaba tres años sin pisar mi tierra, y el impacto estético de lo que vi hizo que mi cabeza explotase: ¡ahora, en Buenos Aires, había bombing! Los graffitis políticos, declaraciones de amor adolescente y logos mal-dibujados de bandas de rock ya no eran los únicos inquilinos en las paredes y persianas bonaerenses… ahora compartían su espacio con un nuevo e hiperactivo vecino, uno que curiosamente vivió siempre muy cerca de mí en Madrid.

Pero el bombing no viene solo. Los códigos no-escritos y la cultura visual, sonora y sensorial que acompaña a esta forma de vida aterrizaron en la capital argentina mientras estos nuevos y para muchos ilegibles nombres comenzaban a transformar el hábitat de los ciudadanos. En ese mes y medio pude notar como una nueva generación de incontenibles mentes creativas se habían juntado en distintas crews y colectivos como si de partículas en el espacio se tratase, atraídos todos por la inescapable energía que, deduzco, brindó internet y las nuevas filosofías que trajo consigo esta nueva era.

Por fin se definía lo “cool” en Buenos Aires. Y no hablo de ese “cool” berreta (fake). Hablo de ser cool por, literalmente, importarte una mierda lo que piensen los demás de tu obra, de tus objetivos; se hace porque hay que hacerlo. Corbeta Halcón fue parte de esa definición. Al menos yo lo sentí así.

Persianas a todo color en plena luz del día en la avenida más importante de la ciudad… pintando vagones de manera tan llamativa que el resto de trenes morían de envidia… gastando película de 35mm, poniendo tinta en tu piel y haciendo bailar a cientos de personas mientras otros miles observan las paredes y edificios de su barrio por las ventanas del transporte público… diseñando campañas pubicitarias, llevando a cabo talleres en zonas desfavorecidas, dirigiendo películas o inaugurando exposiciones… No se puede hablar de esta última década en Argentina sin hablar de CH. Y el que opine lo contrario, que la chupe.  Dano para MTN World

(todas las fotos son de Esteban Pochintesta para Mundo Flaneur)

Anterior post

San Francisco Noir por Burton Rast

Siguiente post

Jazmín Chebar: 20 años

Esteban Pochintesta

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.