Entrevistas

Entrevista a Josefina Rodriguez Egaña

jose-yuki

Nos gustó mucho la idea y queríamos saber quién estaba atrás de ella. Así dimos con Josefina Rodriguez Egaña, una joven con una gran curiosidad, muchas preguntas por hacer y que encontró en su proyecto YUKI una manera de empezar a conseguir respuestas.

Charlamos para que nos cuente un poco de ella y de cómo surge YUKI, proyecto con el cual próximamente estaremos lanzando una sección que sirva de inspiración visual llamada: ‘Que miran los que Hacen’.

Sin mas preámbulos, pasemos a las preguntas.


¿Cómo surge YUKI?

YUKI de alguna forma llega a mí como resultado de una búsqueda mía personal e interna de qué hacer y de chocarme con que no encajaba con el modelo de ecosistema emprendedor que hay hoy en Argentina. Entonces empecé a fantasear con un espacio nuevo, y con cómo quería que fuera, y con quienes me gustaría compartirlo. Antes de tener claro qué era YUKI, sabía que quería que fuera un proyecto que hablara del jóven que hace y no necesariamente de emprendedores, que incluyera todos los rubros y no solo el tecnológico o el modelo de alto riesgo y alto retorno, que se pusiera en primer plano a la persona y no a la probabilidad de éxito del negocio. Y cuando en la ecuación se puso en primer lugar a la persona que hace, fue que apareció el ‘Individual’, el ingrediente clave. El individuo jóven, creativo y único que hace hoy.

Cual es la definición de YUKI?

YUKI es una sigla Young Unique Kreative Individuals. Y denomina al jóven hacedor de lo propio, creativo y artista,  que hace y piensa distinto, que es parte de esta generación que está creando una nueva cultura, revolucionando lo existente y proponiendo algo nuevo. De ahí se desprende el motto del proyecto ‘Featuring Young Makers Revolution’. Porque lo considero una revolución, en la forma de producir, en desde dónde se hace, en la forma de consumir, en la forma de vivir el día a día. Se están cuestionando y reconstruyendo esquemas, se están cambiando paradigmas de consumo, de estilo de vida, relacionales. El joven de hoy es consciente de sus recursos y habilidades y no tiene miedo de poner todo eso a jugar para correr limites, para probar cosas nuevas, para ir más allá.

¿Qué hacías vos antes?

Estudié Turismo y a los dos años me di cuenta que no era lo mío, pero la terminé, y eso me dio un título, y ese título me dio distintos trabajos. Hice de todo: agencias de viajes, restaurants y durante cuatro años trabajé en una empresa de lifestyle management, y llegué a viajar bastante: Brasil, México y NYC. Me enamoré de Nueva York y dije: yo voy a volver a vivir acá. Y dos años después, dejé mi vida en Buenos Aires para instalarme por 6 meses en NYC y me rodeé de personas increíbles. Artistas talentosísimos, que me enseñaron mucho sobre esto de vivir con pasión, de cultivar y ‘poner a trabajar’ tus talentos y capacidades, y de dar el 100% a todo lo que haces. Fue un gran paréntesis en mi vida. A la vuelta de NYC se empezó a gestar YUKI muy de la mano de una versión mejorada de mi misma, más simple, más despojada, más feliz. Entendí que no quería seguir construyendo una carrera corporativa, que llegar a ser CEO no era lo que yo entendía como éxito. Solté con muchas cosas que no tenían ya más que ver conmigo, y empecé a dedicarle tiempo y energía a las relaciones y situaciones que me hacían bien únicamente.

¿Cómo fue ese primer día que arrancaste? ¿Cómo se dieron las entrevistas?

Arranqué armando la guía de jóvenes emprendedores de Buenos Aires, y para saber si había suficientes, armé una base de datos de jóvenes emprendedores que incluía todos los rubros. Y concluí que con unos 500 aproximadamente. Uno podía cubrir prácticamente todas las necesidades de su día a día comprándole o contratando los servicios prestados por un joven emprendedor (gastronomía, indumentaria, hogar, belleza & salud, tecnología, entretenimiento, etc). Efectivamente había un mercado de jóvenes hacedores, y yo quería colaborar con su crecimiento, difusión y generar conciencia en la gente a la hora de consumir: comprale a un joven hacedor.

Y en paralelo,  aparecen las entrevistas, tenía una lista de 20 jóvenes emprendedores con los que de alguna manera sabía que me quería relacionar, quería estar cerca suyo, ellos me inspiraban a hacer. Y quise conocer su historia, entonces me acerqué con la excusa de entrevistarlos, me acerqué desde la pregunta: ¿Cómo arrancaste? ¿cuáles fueron tus fracasos? ¿a quién admirás y por qué? ¿qué le aconsejarías a alguien que quiere arrancar? ¿qué es el éxito para vos? Y las respuestas, lo que tenían para contar, me volaron la cabeza. Había que compartirlo. Las entrevistas empecé a hacerlas en Enero de 2016, y a fines de Junio se lanzó la web del proyecto donde las publiqué para dar a conocer estas historias, y fue un éxito rotundo, la web tuvo hasta hoy más de 200.000 visitas. Creo que se debió al claro enfoque ‘yukicéntrico’. Ellos son los nuevos celebrities, los verdaderos influencers, los héroes cotidianos de quienes hay que hablar.

¿A dónde te gustaría llegar con el proyecto?

El objetivo de YUKI como proyecto es ser vocero de esta nueva cultura, representar a esta generación de hacedores, y fomentar el mercado joven. Muy pronto se abre la convocatoria de lo que será el ‘Young Makers Market’ como insignia y como circuito promoviendo el apoyo al mercado joven.

Anterior post

2 Kinds of People

Siguiente post

15 alternativas al árbol de navidad

Neka / nicoigot

en este día y cada día.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.