Entrevistas

Entrevista a Kaws

Entrevista a Kaws realizada por Evan Pricco para Juxtapoz.

Foto principal: Bryan Derballa 


Es difícil no notar el cambio astronómico en el paisaje artístico en los últimos 25 años. La notoriedad y la fama que una generación de artistas ha logrado mientras están activos tanto en el ámbito artístico como en el de la cultura pop parece sin precedentes. Siéntese y pregúntese por qué, y la conclusión puede ser que las redes sociales, el interés de las celebridades y su integración del arte, la música y el producto han cambiado el juego. Pensando en los artistas más famosos del mundo, Haring, Warhol y Basquiat, por ejemplo, veo un plan para lo que vendría en los años 90 y el siglo XXI. Pero no ha habido un artista en los últimos 25 años que exista en su propia estratosfera, en su propio universo singular, como el artista que conocemos simplemente, Kaws.

Kaws ha definido una época en la que el artista puede ser lo que sea que quiera ser sin concesiones, desde los juguetes hasta el graffiti, las bellas artes, la moda, el coleccionismo y el arte público que une la cultura pop estadounidense a una audiencia internacional. Y, de muchas maneras, Kaws ha logrado el éxito como artista sin estar sujeto a una cosa en particular, un género, por así decirlo. Realmente se le conoce como Kaws, y en general, está bastante contento.

Me senté con Kaws en el transcurso de dos reuniones, una en Tokio en la primavera en la víspera de una exposición individual en Perrotin, y más tarde en el otoño en su estudio de Brooklyn mientras preparaba los trabajos para una próxima exposición individual en la Galería Skarstedt en Nueva York. Esta última sería la primera exposición individual en su ciudad natal en más de cinco años, un detalle que no se pierde en el artista. Discutimos su relación con Japón, el graffiti, la escuela de arte y su capacidad para evitar ser encasillados en los géneros urbanos y callejeros en particular. Llegó y fue honesto mientras navegábamos por los últimos 30 años de su vida.

Noté tu comentario en Instagram, algo sobre que no has estado en Japón por un tiempo. Eso simplemente no parecía correcto. Asocio a Japón con tu éxito temprano.

Sí, no parece correcto. Solía ​​venir, como, cada dos meses, cuando tenía mi marca Original Fake. Después de tener mi primer hijo … quieres viajar menos cuando los niños entran en la mezcla.

Llévame de vuelta a esta tierra lejana que estaba antes de las redes sociales, antes de que todo estuviera tan conectado, como cuando recién llegabas a Japón y la energía de la cultura que estaba sucediendo en ese momento. La gente habla de eso como un momento místico, ¡pero no fue hace mucho tiempo! ¿Qué lo hizo tan distinto?

Nostalgia. Creo que hay mucha integridad en Japón. Había muchos hombres que empujaban las cosas de una manera que en ninguna parte del mundo empujaba, por ejemplo, el desgaste de la calle. No había mucha escena de galería cuando llegué por primera vez en los años 90. Yo estaba desconcertado. Crecí en Nueva York y supones que todo el mundo tiene galerías y tiene algún tipo de escena. Puede que no estés al tanto de ello, pero existe. En Tokio, había un par de galerías, pero no fue tan saltar como pensé que sería. Streetwear, por otro lado, era muy activo. Tuve la suerte de que, a través de STASH y FUTURA en Nueva York, tuve la oportunidad de conocer a estos tipos en Mad Hectic, lo que inevitablemente me llevó a encontrarme con Nigo de BAPE, y todas estas grandes personas. Si vas a aterrizar, aterrizar dentro de ese mundo es bastante bueno. Creo que fue un buen momento, curioso. Tenían curiosidad por Nueva York, nosotros sentíamos curiosidad por Japón y solo sucedía una ingenua creatividad.

Y hoy, la cultura es un poco más tímida.

Es super tímido. Y con las redes sociales, no hay nada íntimo en nada. No puedes hacer una camiseta para un poco de mercado local. Simplemente no existe. Será bastardized, comprado, revendido. Pero, en ese momento, creo que todos estaban felices de estar haciendo lo que estaban haciendo, entusiasmados por hacer cosas de mierda: ropa, juguetes, diseño, empaques. El embalaje fue increíble! Sólo un enfoque. Parecía que tuve suerte de haber llegado a todo esto en ese momento en particular.

¿Qué cosas te hicieron querer hacer arte?

Falta de inspiración en ningún otro lugar. honestamente. No conocía a ningún artista que trabajara mientras crecía. No pensé en el arte como una profesión. Solo pensé en ello como una forma de sobrevivir en la escuela y una forma de sortear situaciones sociales. En cierto momento, hasta el final de la escuela secundaria, no es que me diera cuenta de que uno puede ganarse la vida en el arte, simplemente me di cuenta de que no me ganaría la vida de ninguna otra manera. Así que, poco a poco, simplemente marca las casillas; “No va a ser esto, no va a ser eso”. En quinto grado, una maestra le dijo a mi madre: “¿Podría dedicarse al arte?” Mis calificaciones fueron tan horribles que creo que mi maestra quería consolar a mi madre en cierta medida.

Y luego el graffiti fue genial porque me ayudó a aprender sobre los niños de todo el mundo, que realmente existía una comunidad diferente a la que existe, incluso ahora, en el arte contemporáneo. Es una cosa diferente y la gente de fuera no lo entiende.

El graffiti tiene esa calidad de comunidad rara, casi de Grateful Dead, donde se transmite. Antes de Internet, se transmitía de esta manera realmente orgánica, con información privilegiada. Realmente fue una comunidad a la que le fue tan bien comunicarse unos con otros.
Exactamente. Pero era igual que dentro de cierto grupo, y fuera del círculo, nadie tenía una pista y podía importarle menos, obviamente. Quiero decir, usted habla de algunas de las cosas de graffiti y simplemente parece totalmente ridículo para un adulto normal. Entonces, me sentí afortunado de tener eso, y de tenerlo unido a mi interés en el diseño y el arte.

La cosa, también, si no crecieras en Nueva York, habría sido más difícil en ese momento.

Absolutamente. Creo que todo tiene que ver con quién está a tu alrededor, con lo que creces viendo, con lo que creces no le gusta y con la forma de rodearte de cosas que te gustan. El acceso probablemente hubiera sido mucho más difícil si no hubiera estado a pocas cuadras del tren que llevaba a Manhattan.

Lo que estás diciendo, también, es que hay algo en lo que no conocías a ningún artista profesional cuando crecías, lo cual no quiere decir que ninguno de nosotros lo supiera. Pero, en ese momento, había artistas de graffiti que salieron de la década de 1980 con espectáculos; Tal vez fue un poco rudo cuando llegó a la década de 1990. Pero entonces, ¿una nueva generación de artistas entró en la década de 1990 mejor equipada, tal vez?

En los años 90, estaba pintando con Zephyr, y conocía a estos tipos de graff que tuvieron grandes momentos en los 80 con galerías. Sucedió y luego se detuvo. Luego vino la siguiente ola, y alguien como Barry McGee estaba jodidamente pionero. Cuando llegó a Nueva York e hizo el espectáculo en el Centro de Dibujo en 1996, lo que estaba haciendo era la primera clase de cosa tangible con la que alguien de este mundo del graffiti podía cruzarse. Pero no fue como en los 80, esto fue muy específico. Barry descartó bastante de lo que venía antes en el mundo de las galerías. Tenía un punto de vista y una estética completamente únicos. Lo reinventó, y lo hizo de una manera en la que solo pensaste: “Vaya. En realidad, hay espacio para que entren nuevas conversaciones”. Y Street Market, con Barry, Todd James y Steve Powers … fue un momento interesante.

Entonces, para ti, justo fuera de la escuela en SVA, ¿dónde estaba tu mentalidad? ¿Qué estabas haciendo fuera de tu graffiti?

Esperaba conseguir un trabajo en el campo creativo. Así es como trabajé en animación. Nunca me importó la animación, era solo un cheque y podía pintar todo el día. Y me encantó el SVA. Buenos maestros, me encantó. Nunca tuve una experiencia como esa antes, ya sabes, a través de la escuela secundaria. Simplemente nunca hubo una consideración seria acerca de las artes, y luego, de repente, hay personas que le enseñan información básica sobre la pintura. Era una especie de epifanía como: “No puedo creer que la gente haga esto”. Entonces, pasé de ser un estudiante horrible a solo querer enfocarme y trabajar duro. Y el día después de graduarme, comencé a trabajar en animación.

¿No estabas en ese tipo de cosas cruzadas en ese momento? ¿Como intentar hacer un híbrido de graffiti-arte fino?

No, me refiero a que hice las vallas publicitarias, pero que todo cayó dentro de unir las piezas, y estaba más interesado en hacer, digamos, muros. En Washington Heights, el Bronx, en cualquier lugar. Trenes de carga y cosas así. No fue realmente, “¿Cómo voy a convertir esto en una carrera?”

Anterior post

Identidad Visual para "Caravana Bed & Breakfast"

Siguiente post

Real Betis x Kappa

Neka / nicoigot

en este día y cada día.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.