EntrevistasMúsica

Entrevista a Whoann (Formas / Minor Planet Music)

Juan Crerar, más conocido como Whoann, es un dj y productor argentino radicado en Berlín, que forma parte de una importante camada de artistas que representan a Latino América en la escena underground del viejo continente. Creador de Minor Planet Music junto a Denizer, y parte del trio Formas junto a Gulp y TXL, ha sabido ganarse un importante lugar en la escena, tocando en diferentes puntos del globo y difundiendo la cultura musical. Conversamos con él, aprovechando su gira por Argentina y alrededores, para que nos cuente acerca de la actualidad de sus proyectos y el surgimiento de una nueva plataforma de artistas llamada SIXNINES.

¿Cuándo comenzaron tus acercamientos a la producción musical?

Produzco música desde que iba al colegio, aprendí con Fruity Loops y un programa que se llama Making Waves. Todavía tengo algunas cosas por ahí perdidas, que cada tanto las escucho y me cago de risa. Igualmente siempre me dediqué más que nada a ser DJ. Si bien hago música hace un montón, a lo que más me dediqué fue a investigar labels y comprar vinilos. Cuando vivía en Argentina tuve siempre un par de discos, pero no salía a tocar con vinilos porque no tenía la cantidad suficiente, así que siempre toqué con CDs. Cuando me mudé a Europa empecé a comprar discos a lo loco, al principio mi sets eran vinilos y CDs, y después de a poco fui pasando a tocar solo con vinilos.

¿Cómo surgió la posibilidad de irte a vivir a Europa?

Llegué a Barcelona por el casamiento de un amigo mío que ya vivía ahí hace un año, y el año anterior había trabajado en la temporada en ibiza. Se casaba en la isla con su novia. Aproveché que tengo ciudadanía italiana y me saqué un pasaje por un año. Hice la temporada en Ibiza y cuando tuve que volver me quedé. Cuando llegó la hora de volver ya estaba viviendo en Barcelona, me había hecho un montón de amigos, estaba tocando, y también pasó algo muy importante que es que amigos de toda la vida se estaban yendo para allá. Que vinieran 3 amigos fue muy importante. Juntamos el ghetto ahí y nos quedamos.

 Luego te mudaste a Berlín…

En el 2011 fui por primera vez a Berlín y quedé loco. Volví a Barcelona sabiendo que iba a vivir en Berlín en algún momento, pero no era todavía ese. Después llegó el momento, fuimos a Playa del Carmen con Zuzana, mi mujer, que tenia una fecha en el BPM y cuando volvímos nos quedamos unos días en Berlín. A Zuzana le encantó, volvimos a Barcelona, empezamos a maquinar y dijimos: “Che nos mudamos a vivir acá, tiene más cosas para nosotros”. Por todo lo que habíamos trabajado teníamos dinero para quedarnos tranquilos y disfrutando la ciudad. Ahí empecé a tocar, porque antes ponía discos una vez al año o dos. Apareció una fiesta que se llamaba White Monky que fue donde encontré mi primera residencia. Después surgió otra fiesta que apostaba a un sonido mas interesante que la monotemática escena de Barcelona en ese momento. Se llama Reckon, todavía sigue en pié y de hecho festejare mis 35 como guest el próximo 30 de Junio. Ese último año se dio también la posibilidad de sacar mi primer release en Parang. Todo coincidió cuando me estaba mudando a Berlín, con bastantes fechas en Barcelona, compartiendo cabina con artistas importantes y creando un vínculo con ellos.

Imagino que el disco de Parang fue un gran impulso ¿Cómo surgió esa posibilidad?

El contacto con el sello fue por Soulseek, fue muy loco. Me escribieron y me pidieron que les envíe un track por We Trasnfer. Eran de Brooklyn, se lo subo, me quedo hablando con ellos y les pasé el Soundcloud y el Facebook. A la semana me agrega otra persona de Brooklyn y el único amigo en común era este pibe. Me empezó a hablar, me dijo que tenía ganas de sacar un EP en un label vinyl only. Había escuchado el track y les gustaba. Le pregunté con qué otros artistas quería trabajar y me nombró a Funk E justo. Entonces le conté que era conocido, que había escuchado el track y quería hacer un remix. Entonces cerró todo perfecto. Lo de Derek salió también porque lo conocíamos, fue medio automático.

Ya en Berlin y con el EP a la venta empezaste a tener mayor constancia de fechas ¿Por qué se dio así?

Mi despedida en Barcelona fue justo en Reckon tocando y nos íbamos el lunes para Berlín. Ese día tocaba Dana Ruh, y ahí nos conocimos. Cuando voy a agarrar la pista para cerrar me dijo que la pasó muy bien, puse un par de discos y la invité a tocar back to back. A la semana nos juntamos a comer unas pizzas en Berlín, fuimos a verla tocar un par de veces y pegamos buena relación. Un día me desperté, ya era verano, y me preguntó si quería tocar en el Club der Visionaere ese día, para abrir una Brouqade. Tipo 7 de la tarde llegó Anthea, me dijo que le gustó mucho mi música y que me quedara que al final hacíamos back to back. Tocamos casi 7 horas, salió una bomba y ella quedó súper contenta conmigo.

¿Cómo surgió la idea de armar Formas?

Eugenia, una amiga, me contó que Gulp venía a Berlín y nos puso en contacto. Pegamos onda enseguida. Yo tenía 4 bandejas, y le dije “mira tengo 4 bandejas, te doy dos si querés. Yo no las uso y mejor que estén en tu casa en funcionamiento en vez de en la mia paradas”. Empezamos a poner discos y a tener muchos amigos en común. Cuando me mudé a Berlín conocí a Laurine y fui teniendo algunos acercamientos con los chicos de Slow Life. Por ese lado lo conocimos a Jose (TXL) que es el tercer integrante de Formas.

Nos juntamos entre los tres a poner discos, después nos juntamos a ver que salía haciendo música. El primer track que hicimos me acuerdo que quedó muy bueno. Unos chicos de Ámsterdam me estaban pidiendo música, les mandé eso y me dijeron que lo querían. El lanzamiento se demoró mucho y cuando llegó el momento de sacarlo ya no nos sentíamos identificados con el sonido. Ese track ya no nos representaba y habían salido los release en SUR, Panea y Brouqade.

¿Cómo organizan el trabajo de producción entre los tres, y cómo es la rutina de Formas?

Todas las baterías que escuchás son TXL, es el motor de Formas. Es baterista, la tiene muy clara y saca todo muy rápido. El agarra, clava un loop de batería y con los sintes lo empiezo a seguir; y Gulp hace lo mismo. Gonza lleva la MPC, tira samples y después hacemos el track entre los tres. Trabajamos en un estudio donde estamos súper cómodos y compartimos con un montón de amigos el mismo edificio, Sergio MoreiraPrimary Perception, los chicos de Panea Records y un montón más. Nos cagamos de risa, cuando descansas un poco te vas a la sala de un amigo a ver como se escucha o a ver que está haciendo él. Generas un montón de cosas y es un buen lugar de encuentro. A las 9 de la mañana suena el despertador, y a las 10.30 estamos en el estudio.

Están teniendo muy buena respuesta…

Eso es lo que más nos motiva. Una vez dudábamos si ir o no porque hacía frío, mirábamos y hacían -28 grados y nevaba de costado. Dijimos “hacemos un termo de café y vamos”. Ese día fuimos e hicimos un track buenísimo, súper cálido, contrario al clima. El track gustó y va a salir en un sello que nos gusta mucho y valoramos el trabajo que hacen. Si nos quedábamos en casa ese track no salía al otro día. Las oportunidades están, hay que ir siempre y no ser vago. Hacer música es lo que me gusta ahora y estoy contento haciendo eso, aunque sigo considerándome mas Dj que productor.

¿Cómo se hace para tener varios proyectos simultáneos y elegir prioridades?

Se puede. A veces te pisas o te olvidas de cosas, yo no soy muy organizado que digamos. Por suerte Zuzana me ayuda bastante, es un apoyo enorme en mi vida. Estoy muy agradecido de haberla conocido. Minor Planet lo manejo con Denizer, mi socio que vive en Barcelona. Es mi tótem de la suerte, un pibe que irradia buena energía y un hermano. Zuzana se ocupa de toda la parte de redes, comunicación y logistica. Para separar entre Formas y Whoann es por request. No le pongo más a nada. Soy feliz con cualquier oferta de trabajo. Si es para mí solo voy contento, y si es para dividir entre los tres lo invertimos en el estudio. Todo lo que genera Formas se re-invierte en el estudio; en una máquina o en pagar el alquiler.

Imagino que hacer música en Berlín, una ciudad con tanta oferta cultural, debe ser inspirador.

Poner música en Berlín no es como poner música acá, podes jugarte un poco más con ciertas cosas. Tenés artistas muy grosos tocando. Poder estar bailando a un DJ de verdad, un artista que te seduce, que sentís el amor en cada disco que busca y pone. Lo ves dejándolo todo, y te sentís súper chiquitito. Eso es lo más lindo. Cuando otro DJ te da ganas de tirar todos tus discos y buscar cosas nuevas, es lo mejor que puede pasarme esa sensación. No pasa tan seguido, pero pasa. Lo importante es que eso te suceda. Son djs que te cautivan y te inspiran. No te querés ir más del boliche.

Hace poco surgió SIXNINES, una nueva agencia liderada por Zuzana…

Fue tramada por Zuzana, y la idea era crear una plataforma que funcione como comunidad con vínculos familiares entre los artistas y ella opere como una hermana mayor cuidando a los suyos. Se interesa en nuestros sueños, juntos elaboramos estrategias y planes para el futuro, nos acompaña a donde puede, y nos interesa trabajar con ella porque realmente hace las cosas bien. Los integrantes de la familia somos Alexandra, Denizer, Formas, Omar, Violett, Whoann, Z@p, y para cerrar el circulo recién lo sumo a KINO, que esta en Europa estos últimos meses. Zuzana está encarando este proyecto sola así que está con muchísimo trabajo, dedicándole tiempo a todos los que formamos SIXNINES.

 ¿Cómo ves lo que pasa en Argentina?

Veo que en Argentina hay muchas ganas, hay mucha pasión, pero también hay una gran burbuja. Algunos se animan a pincharla e ir un poco más allá, pero la burbuja está presente y casi siempre toca el mismo circuito de artistas. Hay fiestas que se animan a traer a nombres nuevos, y lugares que apuestan a una idea más fresca o artistas no tan conocidos como Avant Garten o ahora Club Quba. El nombre no es tan importante, lo importante el bolso que traiga el dj, la técnica y la forma de pincharlos. A las nuevas generaciones hay que motivarlas y enseñarles eso, que no se queden con los artistas que bajan siempre acá, que pinchen esa burbuja y vayan más allá. Cuando yo empece a tocar no había Youtube ni Discogs, era mucho mas difícil acceder a la buena data. Pienso que si hoy un Dj elige poner “los discos de moda” seguramente la gente los va a bailar, pero no va a haber ningún mensaje en ese set. Esta bueno escuchar a alguien poner discos y que te des cuenta de la escuela del artista, de donde viene, la variedad de géneros y, los mas importante para mi, el factor sorpresa. Poner discos que nadie o casi nadie va a conocer.

En Uruguay está pasando un poco eso que decís…

Hay chicos muy buenos tocando, jóvenes que han aprendido viendo a DJs que no se conforman con lo que hay. Van siempre más allá, acumulando más y más información de labels y artistas. Y claro, si vos tenés 15 años, te picó el bichito de la electrónica y tenés a un monstruo como Dj Koolt o Nicolas Lutz como referentes, es normal que hoy tengas 22 años y la rompas. Por suerte pasan cosas así, porque hay chicos súper capaces de mostrar habilidades, no solamente para pinchar sino también para buscar discos.

Anterior post

'A Lot of Shit' por Šesnić & Turković

Siguiente post

'Revision', por Shirin Abedinirad

Manuel Oubiña

Más ser que parecer.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.