Moda

Fire Walk With Me: Bruno De Vincenti

foto por Violeta Zapiola

Buscando inspiración llegamos a Bruno De Vincenti, personaje ilustre del under porteño, multifacético y precursor de todas las artes. Músico, programador, ex Miranda! y productor, supo tener un Video Club cuando todos desaparecían de la ciudad, y ahora maneja Fire Walk With Me junto a Loli Boer, un local de ropa y accesorios en las Cañitas. Bautizado en honor a la obra de nuestro Dios, David Lynch, reúnen el trabajo de los mejores diseñadores independientes con colecciones osadas y atrevidas.

Fire es pura vanguardia en un local hecho en madera de eucalipto inspirado en el aserradero donde sucumbió Laura Palmer, con probadores que simulan los picos gemelos de las montañas de Twin Peaks en versión surrealista, y están a punto de cumplir 7 años justo enfrente del Solar de la Abadía. “Todo, absolutamente todo lo que hay acá no lo vas a ver en ningún otro lugar. Tenemos mucho outfit para discotecas, para festivales y fiestas. Este es el lugar si no sabes qué lookearte o cómo lookearte, tenés que venir acá.”

Algunos de los diseñadores que arden en Fire son: Ajeez, Iván Hernández, Dead Mountain, Vanesa Paula, Tacha and Go, Escala y Copetonas. Sus prendas fetiche: corsés, arneses, bodies, los bolsos peludos Boer, entre chokers, redes, cadenas y zapatillas Alexander Mcqueen.

Musicalmente Bruno también sigue on fire. Pionero del grupo electro pop Miranda!, produjo el primer disco y estuvo a cargo de las bases y la parte electrónica del 2001 al 2008. Hoy maneja ARGENSYNTH, un grupo cooperativista para fanáticos de los sintetizadores y se prepara para MUTEK 2017, el festival internacional de creatividad digital que vuelve a Buenos Aires con un line up de lujo. La dupla Bruno de Vincenti + Ramiro Larrain de Microesfera va estar presentando su proyecto minimal-techno-ambient, “vamos a warmupear a alguno de los internacionales, lo cual es un honor”, en el CCK del 22 al 24 de Septiembre.

Fire Walk With Me / Arce 941 / Cañitas / Lunes a Sábado de 11 a 20hs.

Anterior post

Diane Arbus: En el Principio

Siguiente post

Pescado Rabioso: una utopía incurable

Violeta Zapiola

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.