La comodidad imperante dicta las nuevas reglas en lo que se refiere al cabello, por eso te invitamos a conocer cómo se llevarán los flequillos de esta temporada.

El reinado del flequillo sigue triunfante. Cada temporada hablamos de él y de sus múltiples bondades: redondear la apariencia de rostros demasiado alargados, resaltar la profundidad de los ojos, llevar la atención a la mirada, o equilibrar facciones. Sin embargo, aunque parece no pasar nunca de moda, no en todas las temporadas se lleva el flequillo de la misma manera. ¡Esta temporada el flequillo tiene vida propia!

Se lleva largo…

Y de ser posible, tupido. La altura ideal la marcan las cejas, que deben quedar cubiertas por el flequillo para conseguir un largo favorecedor.

Si tenés el pelo fino y con poco volumen, dejarlo secar al aire es una buena opción para ganar textura. Si al contrario tenés el cabello grueso, será necesario trabajar el acabado especialmente, las puntas.

Shag

Se trata de flequillos desaliñados, con aires setenteros.  Para lograr este efecto se trabaja el cabello de forma desordenada, buscando ganar volumen y dejando aberturas en el centro.  En los laterales el flequillo shag no tiene límites definidos, sino que se funde en un degradado con el resto de la melena, de forma que los mechones de la frente van alargándose hasta fusionarse con el resto del cabello.

Biselado

Es el flequillo hacia un lado. Este estilo resulta favorecedor para todo tipo de cortes de pelo, ya sea pixie, melena larga o midi. Se lleva largo, desfilado y es muy versátil a la hora de cambiar de peinado. Sirve, por ejemplo, para la transición de un look con flequillo a uno sin flequillo ya que cuando el pelo comienza a molestar sobre los ojos se lo aparta hacia un lateral, dibujando una bisectriz sobre la frente.

Abierto

Este flequillo también conocido como “gringe”, recuerda a la mítica Brigitte Bardot, con su melena sensual, femenina y de aire despreocupado. Este estilo de flequillo aporta un toque sofisticado con un look natural. Se puede lucir con melenas lisas u onduladas y favorece tanto con el pelo suelto como recogido.

Ondulado

Ahora los flequillos se llevan con textura, incluso levemente ondulados. Si se animan a este estilo, lo van a lucir en un corte capeado que respeta el rizo o las ondas naturales del cabello hasta en el flequillo. Es el compañero ideal para el corte “wob”, que nace de la contracción de wave (onda) y bob (melenita). Este flequillo se luce desgarbado, con el rizo sin pulir y, generalmente, dividido en mechones desiguales.

 

Por Matías Costantini, Dueño y estilista de Kickaboo Peluquería (Libertad 1222, Recoleta. Web: www.kickaboo.com.ar)

Anterior post

Asoman nuevas editoriales..

Siguiente post

No Lo Soporto presenta LP

Matias Costantini

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.