Entrevistas

Entrevista a Jimena Mizrahi, creadora de Humans of Buenos Aires

screen-shot-2016-12-24-at-10-44-51-am

Luego de presentar su libro homónimo a la comunidad fotográfica de la capital argentina el pasado mes en el Faena Art Center, charlamos con Jimena Mizrahi, fotógrafa freelance e impulsora de este proyecto. Inspirado en la iniciativa que comenzó en Nueva York y ya se replica en más de 300 países, Humans of Buenos Aires nos acerca no sólo a la diversidad cultural de la ciudad, sino también a las historias que suceden a nuestro alrededor todos los días sin que nos demos cuenta.

Antes de la entrevista dejamos una cita de una señora que pasó por Humans of Buenos Aires y nos encantó lo que dijo.

“Trazarse un objetivo y luchar por él. Aunque llegues cuando tengas 60, 70 u 80 años, tenés que seguirlo. A veces la vida te aleja de tus ideales, de tu norte, lo importante es que vuelvas a tu camino y sigas avanzando.”

¿Cómo empezó todo?

Empezó todo en mayo del 2012, yo ya sacaba fotos de gente que me cruzaba por la calle y mi mamá me mostró Humans of New York. Esa actividad cobró un nuevo sentido.

¿Qué similitudes y diferencias encontrás entre los Humans of New York y los Humans of Buenos Aires?

Creo que todos tenemos similitudes por el sólo hecho de ser humanos, las emociones que sentimos son las mismas en todos los rincones del planeta. Por otro lado, cada uno tiene una experiencia de vida única, no importa si es Buenos Aires, New York o Bombay. A cada uno le toca vivir una realidad única y tiene una forma personal de sentirla y expresarla. Creo que eso es lo más interesante. Ver cómo cada uno vive lo que le toca.

¿Cómo te acercás a la gente y cómo te reciben?

Normalmente me acerco a personas con las que puedo mantener contacto visual antes de decir una palabra, no siempre, pero muchas veces es así. Una mirada que se extiende un poco más, una sonrisa incluida. Realmente son incontables la cantidad de lindas experiencias que tuve. Estoy muy agradecida a todas las personas que tuve el honor de conocer gracias a este proyecto.

Alguna historia en especial que se haya quedado con vos? ¿Mantenés contacto con algún Human of Buenos Aires?

La historia de Juan.

"Un día me levanté, veía menos de un ojo, al día siguiente ya no veía de ese ojo y en menos de una semana ya no veía. Lo que espera un pibe a las 18 es salir de la secundaria, venir a estudiar, proyectos, todo. Yo tuve todo otro estilo de vida viste, ir a otra cosa. Y bueno, no vi por 3 meses, sangraba litros por todos lados. El médico me dijo que tenía una aplasia medular. Me dijo así lisa y llanamente, tenés que transplantarte o si no te morís. Te lo puede donar tu hermano, o si no hay que esperar un transplante de un x que puede no llegar nunca. Gracias a Dios dio compatible con mi único hermano, donde nos hicimos el estudio de compatibilidad me dijeron que a veces van pibes con hasta 15 hermanos y no les da. Estuve casi 1 año internado, quimioterapia, morfina... casi me voy, me bajaron. Yo en ningún momento sentí que me iba a morir, tenía una seguridad que hasta el día de hoy la tengo que estoy acá para hacer algo y siempre tuve mucha fuerza de voluntad. Estuve muy jodido, un año de mierda fue. ¿Te acordás que nevó en Buenos Aires? Bueno, yo vi la nieve por la ventanita del hospital naval en Caballito. Me preguntaba, por qué yo, qué hice, qué estoy pagando y por qué a los 18 años. Sentís impotencia y bronca. Por ahí te la agarrás o forreás a tu viejo o a tus cercanos que son los incondicionales, los que van a estar ahí pase lo que pase. Es bronca que uno tiene de la situación, es una etapa jodida. No se la deseo a nadie."

“Un día me levanté, veía menos de un ojo, al día siguiente ya no veía de ese ojo y en menos de una semana ya no veía. Lo que espera un pibe a las 18 es salir de la secundaria, venir a estudiar, proyectos, todo. Yo tuve todo otro estilo de vida viste, ir a otra cosa. Y bueno, no vi por 3 meses, sangraba litros por todos lados. El médico me dijo que tenía una aplasia medular. Me dijo así lisa y llanamente, tenés que transplantarte o si no te morís. Te lo puede donar tu hermano, o si no hay que esperar un transplante de un x que puede no llegar nunca. Gracias a Dios dio compatible con mi único hermano, donde nos hicimos el estudio de compatibilidad me dijeron que a veces van pibes con hasta 15 hermanos y no les da. Estuve casi 1 año internado, quimioterapia, morfina… casi me voy, me bajaron. Yo en ningún momento sentí que me iba a morir, tenía una seguridad que hasta el día de hoy la tengo que estoy acá para hacer algo y siempre tuve mucha fuerza de voluntad. Estuve muy jodido, un año de mierda fue. ¿Te acordás que nevó en Buenos Aires? Bueno, yo vi la nieve por la ventanita del hospital naval en Caballito. Me preguntaba, por qué yo, qué hice, qué estoy pagando y por qué a los 18 años. Sentís impotencia y bronca. Por ahí te la agarrás o forreás a tu viejo o a tus cercanos que son los incondicionales, los que van a estar ahí pase lo que pase. Es bronca que uno tiene de la situación, es una etapa jodida. No se la deseo a nadie.”

Después me lo volví a cruzar algunas veces más y fue muy lindo saber que su mamá se emocionó mucho al leer su historia porque fueron cosas que él no había llegado a decirle en el momento. Su historia me movilizó en cuanto a la fuerza de un luchador por la vida y además saber que el hecho de compartir su historia generó un impacto positivo en su realidad.

¿Cómo sigue Humans of Buenos Aires? ¿Tenés otros proyectos en mente?

Mi idea es continuar con Humans of Buenos Aires, siguiendo la línea que tiene hasta ahora.

Todavía me quedan muchos humanos por conocer.

Anterior post

'Días de Adolescencia', por Yolanda Discos

Siguiente post

Subway Therapy por Levee

Y

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.