Fascinado con los detalles en el diseño de las cosas más ordinarias, en su serie Macro, el artista y escultor Rómulo Celdrán crea versiones gigantescas de objetos de la vida cotidiana, como una esponja, una bolsa de agua caliente, un fósforo, la tapa de una birome o la chapita de una gaseosa.

Es, para él, una forma de obligarnos a ver esos elementos a los que ya estamos tan acostumbrados que ni siquiera les prestamos atención. “Creo que hay algo mágico en el mundo de las escalas. Hay una especie de memoria emocional que nos invita a sentir la relación con los objetos de Macro como si de un juego se tratase.”

 

Anterior post

Fitzrovia + CAG presentan XGAIAX by Momish #PatentiaVincitOmnia

Siguiente post

Comé algo rico: Sandwich grillado de 4 quesos

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.