EntrevistasModa

MONA: Crear con conciencia

Mona es una marca que elabora todas sus prendas con residuos reciclados del mar. Desde Los Ángeles, nos contactamos con su creadora para charlar en profundidad sobre el proyecto.

¿Cómo surgió la idea?

La marca comenzó a crearse en el año 2013 en Costa Rica. Siempre quise producir algo que no solo vaya a ser un producto de venta sino que me ayudara a crecer y sentir que yo también estaba cambiando el mundo.

¿Quién está detrás de Mona?

Detrás de la marca estoy yo, que soy Mona. Mi nombre es Andrea Picasso pero todo el mundo me conoce como Mona por la marca y porque soy mitad “monito”. También están mis dos socios: Hans y Alex. Hans se encarga de la parte de negocios, la administrativa y la tecnológica. Y Alex de la parte del networking, events y business management en general.

Además de nosotros tres, hay una comunidad gigante de mujeres por todas partes del mundo que están ayudándonos a crecer, ya sea contando acerca de la marca, buscando futuros clientes, haciendo cosas copadas, contándonos sus historias y compartiéndolas desde nuestra plataforma de Mona.

¿Estudiaste algo relacionado con el diseño ?

Estudié arquitectura por casi 7 años. Soy una apasionada por el diseño en general (arquitectónico, indumentaria, gráfico, paisajismo, etc).

¿Qué productos venden?

Tenemos una línea entera de eco swimwear y pronto vamos a lanzar una línea de yoga, hecha con botellas de plástico recicladas.

¿Cómo es el proceso de producción?  

Lo más importante para contar de nuestro proceso es que fabricamos cada una de nuestras prendas acá en California. Estamos muy seguros con quien trabajamos, son personas que están felices produciendo Mona y conocen toda la historia detrás. Producir acá evita cualquier tipo extra de contaminación y extra envíos a través del mundo especialmente con Asia.

Nuestras telas, que provienen de Italia, son una parte muy importante de nuestro proceso de producción. Trabajamos con una compañía que está asociada a diferentes organizaciones sin fines de lucro que se encargan de limpiar el océano en  mares de todo el mundo, principalmente en el Ártico. Las organizaciones están compuestas por buzos que diariamente juntan basura y que están focalizados en redes de pesca abandonadas. Se llaman ghost fishing nets:  redes que están en el mar hace mucho tiempo. Lo bueno de ellas es que están hechas 100% de nylon y por lo tanto no pierden sus propiedades. Estas redes se limpian, se rompen en pedacitos y entran en un sistema que se llama “el proceso de regeneración del nylon” , hecho por ésta compañía en Italia, en la que obtienen una fibra de nylon completamente nueva y virgen.

Entonces, lo que estamos tratando de hacer con el uso de esta tela es evitar el consumo y la producción de recursos. Eso significa que en vez de ir a comprar nylon o una tela que ya tiene el 80 % de nylon para hacer trajes de baño, usamos un nylon regenerado que cumple las mismas funciones y en el que se utilizó mucho menos agua para producirlo, se redujeron los gases eminentes hacia la atmósfera y además, se limpió el océano.

Esta tela que obtenemos la llamamos seatex TM. Es 50 upf, eso significa que tiene factor de protección solar de rayos UV. También es muy buena para la absorción de cremas, aceites y demás. Tratamos de que no haya ninguna sustancia rara en la tela a la hora de meterse al mar. Es muy durable, super fuerte y esto es un mensaje muy personal… pero se siente como seda cuando te la pones en el cuerpo. Es increíble ver que un producto reciclado llegue a tener tanta calidad.

¿Tienen locales o solo se vende online?

En este momento estamos haciendo las ventas principalmente por internet, con distribución a 50 países. Es muy importante para nosotros tener una infraestructura online e internacional para que la gente pueda acceder desde cualquier lugar.

Tenemos un montón de mujeres amigas de la compañía que son fanáticas de Mona y que están haciendo venta directa en sus países.

¿En qué países/ciudades venden más?

Es una pregunta muy buena porque desde que lanzamos nuestro sitio web cambiamos un poco la perspectiva de dónde vendemos más. Creemos que son Estados Unidos y Costa Rica porque tenemos base ahí. La gente nos conoce, conoce nuestra historia. Son países fanáticos de Mona. Pero hoy después de ver todas las ventas que hicimos en el mundo te puedo decir que Japón, Australia y muchos países de Europa están enamorándose de la marca también. No puedo contestar esa pregunta muy acertadamente porque va cambiando todo el día, pero es una aproximación de lo que está pasando ahora.

¿Creen que el cuidado del medio ambiente influye en la decisión de compra de los consumidores?

Yo creo que sí. Nuestra misión no es solo desarrollar un producto que refleje nuestro estilo y lifestyle sino nuestros valores y respeto hacia el medio ambiente y las personas. En este momento estamos desarrollando una especie de educación al consumidor. Mucha gente está amando la marca por eso y eso es a lo que apuntamos. Es muy importante en estos días ver que la gente se está preguntando de dónde vienen las prendas que utilizan. Cómo y por quién fueron producidas. Son preguntas que nos hicimos nosotros al empezar este proyecto y que queremos que el consumidor se haga.

De más está decir que mucha gente compra solo por consumir y tener cierto estilo, pero estamos confiados y nos prometemos cambiar esa perspectiva  a la hora de comprar Mona. Ahora mucha gente está queriendo saber mucho más sobre nuestra marca. Preguntan acerca de lo que está detrás de esta producción, interiorizando cada vez más sobre los productos y materiales que utilizamos y eso nos motiva un montón para seguir adelante.

¿Conocen otras marcas que trabajen con productos reciclados?

Sí, conozco muchísimas marcas que no solo trabajan con productos reciclados, sino con maneras más sostenibles de producción. A veces no es solo usar un producto reciclado sino pensar cómo tiño el producto, cómo llego a que tenga ese color, ese print, dónde está producido.  Diferentes procesos que pasan durante la producción que son importantes a la hora de estar conscientes en cómo lo vamos a hacer. Muchas son marcas con base en Estados Unidos, Australia, Japón, Italia.

¿Cuál es el gran sueño de Mona?

Es una gran pregunta. Te lo puedo resumir con que Mona en este momento está usando todas sus fuerzas,tiempo, energía  y pasión en desarrollar una marca que no solo refleje el estilo de una persona sino los valores, el respeto hacia las personas y el ambiente y de una industria en la que no solo estemos utilizando productos y materiales que vienen con conciencia sino crear un negocio con mucha transparencia. Ese es el sueño más grande de nosotros, crear una compañía que tenga prácticas de negocio transparentes, que seamos honestos con la gente que nos rodea. A la vez seguir desarrollando una comunidad, que es la que hace posible Mona. Si no fuera por la familia, los contactos, amigos, gente que realmente tiene ganas de dejar una huella en la vida no seríamos nada.

Anterior post

Orb, la esfera gigante de Bjarke Ingels en Burning Man 2018

Siguiente post

Progress por Leah Kennedy

Julia Storani

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.