Con un aire a las ilustraciones super complejas de Mattias Adolfsson, la artista británica Olivia Kemp crea murales a gran escala que combinan estudios de paisajes que ha observado en países como Escocia, Italia y Noruega, con lugares fantásticos que solo existen en su imaginación.

Sus trabajos a pluma y tinta contienen aldeas de densas casas de árboles retorcidas dentro de bosques y cabañas de troncos salpicadas en islas privadas, cada una de las cuales parece estar aislada de la civilización moderna.

«Dibujé para darle sentido al paisaje, pero también para construirlo y remodelarlo», explica Kemp. «Construyo mundos y lugares imaginarios que surgen de la necesidad de interpretar los sitios que conozco, expandiéndolos y desarrollándolos en una página. Esto abarca todo, desde las visiones de un gran paisaje hasta los detalles de la tierra, las plantas y las criaturas que pueden habitarlo»

Cuando crea sus trabajos meticulosos, Kemp nota que a menudo cae en un estado de trance, con el resultado final sorprendiendo incluso a ella misma. Sus nuevas obras, incluyendo una llamada “Archipiélago” de 2 metros de largo, se encuentran actualmente en exhibición en el Browse&Darby de Longres hasta el 3 de noviembre. Podés sino ver más de su trabajo en su web e Instagram.

 

 

Anterior post

La trastienda de Murakami

Siguiente post

Mariposas cautivas como murales por Mantra

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.