Moda

New York Fashion Week – Alexander Wang SS2014

Alexander Wang

 

No me acuerdo bien cuándo ni dónde, probablemente haya sido en uno de estos realities de cocina que abundan en la tele, pero una vez escuché a un gran chef contar como en su primer año como aprendiz en un reconocido restaurant su tarea principal era preparar la vinagreta de la ensalada. Aceite, vinagre, sal y pimienta eran todos los ingredientes con los que contaba, y la emulsión era probada a diario por el chef principal. Por simple que parezca, el manejo de esos simples cuatro ingredientes podían hacer o destruir un plato.

Alexander Wang es, hoy en día, el gran maestro de los básicos. En su reciente presentación en el New York Fashion Week con su colección Primavera Verano 2013, el diseñador presentó en cerca de 30 looks que pueden dividirse conceptualmente a la mitad, con la primer parte de una excelencia sin igual, y la segunda con propuestas un poco más alejadas de su oferta habitual aunque no por eso menos logradas, pero todas con una constante: looks urbanos y simples para una chica que se quiere divertir con la moda.

Una oda a lo elemental, los cortes impecables y las caídas prolijas se desarroló en la pasarela las primeras pasadas: minis tableadas, shorts con cintura elástica y looks con aires bien sport, firma inconfundible del diseñador. Los cuellos son cerrados, casi como los que usan los curas (¿le habrá pegado a Alex la fiebre papal?), y hay panzas al aire en este revivan de los’90s que está plagando las pasarelas internacionales.

Pero hay un corte tangible en la segunda mitad, en donde Wang se arranca a divertir con la gráfica que cobra vida como estampas, tramas y calados en guantes, sweaters y hasta vestidos. En el retorno a los logotipos exagerados (¿los extrañaron?) «Wang» y «Alexander Wang» se repiten como un mantra dandole un tono lúdico y poco usual a su propuesta. Y las x, sutiles como misceláneas en el principio, toman protagonismo y se recuperan hasta en gigantescos tiradores por la espalda de las modelos, insistiendo, como si nos hubieramos olvidado, que la X es de AleXander Wang.

Será que ahora como director creativo de Balenciaga y un poco imitando a otro grande como Marc Jacobs, Wang se decidió a jugar y experimentar con lo que le gusta en la casa que lleva su nombre, mientras se mantiene sobrio y elegante en la maison de lujo. O tal vez sea furor de temporada y vuelva a subirse a la próxima tendencia en la edición que viene. Sea como fuere, gusta y mucho.

 

Anterior post

Ilustradora colabora con su hija de 4 años

Siguiente post

Victoria Beckham & The Row: cuando las famosas diseñan

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.