Tal vez los que anduvieron por el este en estos meses tuvieron la suerte de ser de los primeros en pasar por el puente circular diseñado por el gran arquitecto uruguayo Rafael Viñoly sobre Laguna Garzón, ahí nomás de las playas de José Ignacio.

La construcción tomó cerca de 12 meses, con más de 450 toneladas de acero, 40000 metros de tensores y más de 3500 metros cúbicos de concreto. Costó cerca de $10 millones de dólares, de los cuales un 80% fueron financiados por el desarrollador argentino Eduardo Constantini.

“El concepto del Puente Luna Garzón fue de transformar un cruce vehicular tradicional en un evento que reduce la velocidad de los autos, permite una vista panorámica y a su vez habilita a que los peatones puedan circular por su centro” cuenta el arquitecto.

 

Anterior post

Dave Mirra: La leyenda del BMX

Siguiente post

Colors por Giorgio Cravero

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.