Los televisores curvos son uno de esos productos que nunca creíamos que iban a llegar a casa. Año tras año se presentaban en los eventos de tecnología más importantes del mundo, pero siempre se mostraban como productos conceptuales, algo parecido a esos autos futuristas y fantásticos que nunca se terminan viendo en la calle.

Finalmente, desde el año pasado, empezaron a encontrarse cada vez mas modelos de televisores curvos en los locales de electrodomésticos, al punto que cada marca tiene su versión y, desde los departamentos de venta, confiesan que superaron en ventas en un rango de 3 a 1 a las líneas tradicionales.

Así que, si es hora de cambiar la tele de tu casa… te animarías a pasarte a una versión curva? Acá te compartimos 5 motivos por los que deberías considerarlo.

 

04_perfect-color

 

1. Te sumergís en lo que estás mirando

Hay un tema de física básico en la construcción de los televisores curvos: tus ojos son esferas y no ven el universo en dimensiones chatas, por lo que esta tecnología aprovecha esa visión periférica para hacerte sentir que estás metido en la pantalla.

 

lgtv-horse

 

2. La imagen tiene mayor nitidez y contraste

De nuevo, tiene que ver con el campo visual. Como el ojo no tiene que viajar tanto, los bordes de lo que ves están más definidos, y el contraste es gracias a que, como la pantalla se cierra en sí misma, la luz no se dispersa tanto como con los televisores planos, resultando en casi el doble de la profundidad percibida.

 

lg_oled

 

3. La luz ambiental no es más un problema

Históricamente, televisores y ventanas nunca tuvieron una buena relación. En casa, por ejemplo, que tengo un ventanal enorme directamente a la derecha de donde va la televisión, la tarde es el peor momento del día, porque el reflejo del sol hace que sea prácticamente imposible ver la pantalla. Lo bueno de las teles curvas es que evitan este problema, ya que, a menos que tengas un foco de luz directamente encima del aparato, la curvatura de la pantalla hace de escudo frente a cualquier iluminación externa

 

3d-conversion-ec9300

 

4. Una mejor experiencia en 3D

Los amantes del 3D deberían anotarse en esta. Los televisores en 3D funcionan proyectando una imagen en cada ojo en simultáneo, engañando así al cerebro y haciéndolo creer que está viendo una imagen en tres dimensiones. Este efecto, llamado “parallax”, imita la forma en la que vemos el mundo real. Los televisores curvos le dan de entrada mayor profundidad a la pantalla, lo que naturalmente ayuda a que el contenido 3D se vea más impresionante.

 

he_lifestyle-images_0000_lifestyle-image1_he_curved-oled_77eg9700_10_-151231

 

5. ¡Son lindos!

Muchos estudios sugieren que las formas curvas son, estéticamente, mas atractivas para el ser humano que las rectas, algo que tiene que ver con cómo se encuentran las cosas en la naturaleza, que raramente tienen formas rectas. La realidad es que, con los televisores cada vez más grandes, esta bueno que se conviertan en un objeto mas de diseño en nuestra casa, y sin lugar a dudas, uno curvo llama mucho la atención.

 

 

Tomemos por ejemplo eL nuevo televidor OLED curvo de 55 pulgadas de LG, que ofrece colores perfectos, una imagen inmersiva y un nivel de contraste infinito, llegando desde negro absoluto a un blanco perfecto. Esto es gracias a uno de los factores clave a la hora de comprar un televisor hoy en día: la revolucionaria tecnología OLED (organic light-emitting diodes) que ofrecen una proporción de contraste mucho más elevada que la de los LEDs con backlight, además de colores más vibrantes y movimiento mas suave.

Además, al eliminar la necesidad de una fuente de retroiluminación, la pantalla se afina llegando a un espesor de tan solo 6mm, más delgado de que un Smartphone.

Anterior post

'Stacked' por Malte Brandenburg

Siguiente post

Ilustraciones de sombras cotidianas por Vincent Bal

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.