Jugar a la rayuela, saltar la soga, armar un ajedrez psicodélico… las prendas de Biorder para su colección «Ludomatic» hablan de un retorno a la infancia y al juego potenciado desde los sentidos: el tacto, con intervenciones en las prendas y variedad de géneros, y el color, con estallidos de color en tonos vibrantes.

Una nueva marca para no perder de vista, que va a estar presentándose en la 17va edición de Roomie, la feria independiente de diseño que reúne a lo mejor de lo que se viene con todo. Charlamos con Ana Paula Ponce, creadora de la marca, para que nos cuente un poco más sobre lo que vamos a encontrar.

 

¿Cómo nace Biorder?

La historia de Biorder es muy larga, la marca existe hace 6 años y hubo muchas personas que hicieron que hoy sea lo que es; amigos, familiares…

Entre ellas Elvira Garreño, Pope Cerimedo, Sabrina Gazzaneo y Laura Chuvapil. Con ella arrancamos juntas este juego que termino siendo un negocio pero lo sigo disfrutando como tal.

Estábamos encerradas en un monoambiente haciendo una entrega de facultad, sonaba de fondo el disco de Joy División, y desesperanzadas por nuestros trabajos en empresas nos propusimos crear una marca, algo que parecía un pensamiento vago y más bien banal.

Sonaba el tema Disorder de fondo, que era el favorito del momento y entendimos que ahí estaría el nombre y que la marca era un hecho. Ella tiene un orden formal y organizado, el mío es informal y desorganizado, así que de esa forma surgió el binomio bi order.

En aquel momento coleccionaba prendas vintage de los 80, 20 y algunas de los 50. Encantadas por la arquitectura, la pintura y la música de esos años, nos sirvieron de inspiración y fusión de lo antiguo con lo contemporáneo. El brillo y los bordados sin duda son el conector y lo constante en todas las colecciones, y si bien hoy Lau no continúa conmigo fue fundamental en la creación de la marca.

¿Cómo es tu día a día?

Visualizar una temática, observar situaciones, paisajes u objetos; fusionar información, pensamientos, sentimientos y sublimarlos en un producto real y concreto resultan en cada colección. Mi día a día comienza por la mañana muy temprano. Desayuno, miro el cielo y no se en qué desencadenará.

¿Que inspiración tiene la temporada de verano?

Las tardes de juego de mi infancia: los saltos en la soga y en un pie sobre las lineas y cordones oblicuos sin pisar los blancos de las baldosas, la gente grande jugando al ajedrez, las rayuela en las veredas… nostalgia.

¿Cuáles son las prendas que nadie se puede perder de la colección?

Todas son especiales. Como la producción no es masiva, cada prenda tiene su singularidad, no hay preferencia alguna, es elección personal. Así como cada cliente es particular, las prendas también.

 

Anterior post

#BlueBackDoor IV

Siguiente post

Up and Coming: Soifer

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.