Es fácil aburrirse del minimalismo, sobre todo hoy en día que pareciera que todos, de una forma u otra, están optando por un estilo que se convirtió en tendencia. Lo bueno es que cuando encontrás una marca que no lo hace como excusa sino que lo usa como un camino para explorar, podés descubrir prendas que sorprenden en el detalle.

Así es lo que nos pasa con Chad BA, la marca que debuta con Ichi, su primera colección. Líneas sutilmente diagonales, pliegues que se abren como pétalos de una flor, prendas que parecen cortarse con tal precisión que caen exactamente donde Maga y Mel, sus diseñadoras, quieren. En estos días las encontrás en Roomiela feria de diseño independiente que más nos gusta. Conocelas más, en unas preguntas.

 

chad-ba-16

 

¿Cómo nace Chad BA?

La marca nace de un encuentro casual. Nos encontramos en BAF de la edición de marzo de este año, fuimos cada una por su lado pero con la intención de ver lo que estaba pasando en la industria. Casualmente las dos cursamos el último año de la carrera de diseño en la FADU en la misma cátedra, pero nunca habíamos hecho un trabajo en equipo, ese día nos cruzamos y descubrimos que las dos pasábamos por el mismo momento, queríamos hacer algo.

Fuimos a un seminario juntas en el CMD de diseño y negocios. Eso nos incentivó a emprender, y nos arriesgamos. Fuimos a almorzar en un barcito por Barracas y empezamos a pensar en la idea de hacer algo y transformarnos en una dupla. Y así fue. Al principio desarrollamos la colección en la casa de Mel, en un living cuasi taller improvisado, entre plantas, ¡muchas!, y objetos orientales. Mel tiene a toda su familia japonesa y eso influyó en nuestra estética de forma natural.

¿Cómo es su día a día?

Nuestro proceso nunca es lineal, vamos y venimos, dibujamos, hacemos, probamos, cortamos, volvemos a dibujar, estamos en constante edición. Es muy importante en el proceso el pensamiento en la moldería, que sea de líneas simples pero con atención al calce. Nuestro día a día es no parar, además de la marca cada una tiene un trabajo a parte que nos ayuda a invertir en la marca, el tiempo libre se transformó en tiempo para la marca y lo disfrutamos, creemos que trabajar de a dos vuelve el proceso más dinámico y de un constante aprendizaje. Escuchamos música y nos distendemos sin dejar de trabajar. El clima es muy bueno y eso hace las cosas más fáciles. Nuestro showroom es también nuestro taller, en plena Av.Corrientes entre el bullicio de los autos, muy Buenos Aires, pero entre ese bullicio encontramos la calma cuando cerramos la ventana y nos ponemos a diseñar.

¿Cómo describirían sus diseños?

Nuestros diseños son atemporales, no nos interesa seguir a raja tabla las tendencias, nos parece que priorizar el diseño, la calidad del producto, las telas,  una moldería orientada al buen calce es nuestra prioridad. Intentamos seguir una línea que tiene que ver con un consumo más reflexivo y menos efímero. Trabajamos con una escala de producción pequeña con modistas que trabajan en buenas condiciones.cEsos son nuestros principales valores. Cada prenda fue pensada y repensada, consideramos que para diseñar no es necesario hacer algo demasiado complejo o sobrecargado.

¿Que inspiración tiene la temporada de verano?

Esta temporada es nuestra primera colección, lanzamos la marca e indudablemente la estética asiática nos influyó. Fue una mezcla de influencia oriental con lo urbano local. Tratamos de no caer en la literalidad de lo que se considera una estética oriental pero lo austero, el pensamiento en el detalle, en la silueta, cierto minimalismo está presente en toda la colección y en el armado de la campaña. También nos interesa la cooperación entre diseñadores y artistas, por eso para esta temporada usamos como telón de fondo las obras del artista argentino Hernán Paganini, que valora la vida de una manera apacible, e intentamos transmitir ese mensaje con la marca.

¿Cuáles creen que son las prendas que nadie se puede perder de la colección?

Creemos que el vestido Roku es una prenda que puede permanecer temporada tras temporada, es lo que intentamos con la colección en general, se vuelve versátil al poder adaptarse a varios estilos de vida y situaciones de uso. Otra que nadie se puede perder es nuestra versión de una campera, Bomber ju, nos encanta, el textil es de seda y algodón y la silueta sale de lo común de una forma sutil.

 

Anterior post

Up and Coming: Samaniego

Siguiente post

Hacelo vos: renovando cuadros del mercado de pulgas

CCH

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.