Cuando Marty McFly patinó (¿o voló?) con la hoverboard en 1989 en una de las escenas más memorables de la trilogía Volver al Futuro, el mundo quedó boquiabierto.

¿Podrá ser real algún día? En su momento el director de estos blockbusters, Robert Zemeckis, dijo que sí en un detrás de cámaras, que luego fue desestimado como un hoax, es decir, una noticia falsa.

En 2014, los cómicos de Funny Or Die, en compañía de la leyenda del skate Tony Hawk, realizaron un nuevo hoax en el que mostraban a Hawk sobre una patineta voladora aparentemente real, creada por un laboratorio ficticio y en honor a los 25 años de aquella escena interpretada por Michael J. Fox.

Llegó el 2015. Nike se jactó de haber creado las zapatillas que se ataban solas, internet se llenó de imágenes del tablero del Delorean del Dr. Brown mostrando la fecha en que aterrizaba la máquina del tiempo en el futuro, y una marca más apareció en escena: Lexus.

Como parte de la mega-campaña publicitaria de Lexus titulada «Amazing in Motion», la marca ha ido deslumbrando al mundo con sus avances tecnológicos, como el auto que conectaba al auto con los latidos del piloto y lo mostraba en su pintura biométrica.

 

Pero toda esta introducción nos lleva a un solo video, a el video, donde Lexus cumple 26 años después el sueño de todo skater: crear la patineta voladora.

 

Sí, en teoría, ésta vez la hoverboard es real, y funciona a base de súper conductores refrigerados con nitrógeno líquido e imanes que la hacen flotar. Incluso en un momento flota por encima de agua, y la conexión con la película se vuelve entrañable. Aunque eso sí, necesitás la tabla, pero también un skatepark magnetizado para que flote.

El skate fue desarrollada por Lexus en conjunto con varios laboratorios especializados en levitación magnética. La marca de autos no se olvidó de entregarnos un making of para comprobarlo.

 

Increíble. Nos quedamos con el mensaje de que esto es el poder de la imaginación, y del esfuerzo. Como dice el video, poner todo por lo que uno sueña. Desde Volver al Futuro II que existe el sueño de crear una patineta voladora. Alguien fue y lo hizo realidad. De más está decir que contaban con una gran variedad de recursos, pero lo lograron.

Ahora sólo queda esperar poder llevarla al skatepark, y dejar en ridículo a Needles una vez más.

Anterior post

Lee Hadwin: el artista sonámbulo

Siguiente post

Munich by Nick Frank

Y

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.