Este artista español confirma que el street art y libertad van de la mano. Además de jugar con la dimensión de sus obras y sus exclamativos colores, trascendió categorías y esferas para darse grandes lujos en su carrera. Así fue como Okuda San Miguel logró transformar una iglesia de Asturias en un ícono exclusivo del mundillo skater gracias a pintar todo su interior con sus llamativas obras. ¿Osado? quizá, pero el arte es su divinidad. Conocelo en nuestras 5 preguntas.

Paredes internas y religión fueron dos aspectos novedosos en tu trabajo. ¿Cómo fue la experiencia de pintar la iglesia de Asturias y convertirla en la Skater Church?

Fue un trabajo que duró una semana, y lo logré gracias a mis asistentes (Antonyo Marest, Mister Piro y Pablo Hat). Normalmente no acepto proyectos en interiores, pero en este caso sentí amor a primera vista cuando me encontré con la arquitectura clásica de esta iglesia. Una vez que terminé el trabajo, me impresionó el contraste entre ese clacisismo y mi pintura contemporánea. Además, el mural comienza de un lado y las imágenes se unen del otro gracias a los techos abovedados. Eso me pareció genial porque logró que estén todos los personajes y elementos interrelacionados y conectados.

¿Qué querés transmitir a través de tus murales?

Normalmente me gusta plantear contradicciones de conceptos. De alguna manera, incitan al espectador a reflexionar sobre ciertos temas como la identidad, la libertad, el sentido de la vida, el universo, la naturaleza, el capitalismo.

¿Qué tipo de encargos disfrutas realizar?

Generalmente suelo aceptar aquellos trabajos que me dan absoluta libertad de creación. Tengo la suerte de poder permitirme rechazar pedidos que no veo claros o no me atraen demasiado. Disfruté mucho de realizar mi escultura Kaos Star ubicada en Gorky Park, en Moscú, también la fuente que hice en el Bonaroo Festival de Tennessee y, sin dudas, el edificio de 16 pisos de altura que realicé en septiembre del año pasado en Ucrania.

¿Cuáles son tus preocupaciones más recurrentes?

Creo que sólo me preocupa mi obra, tener ideas para pintar y hacer esculturas e instalaciones. Ocupo todo mi tiempo pensando en mi trabajo. Para estar feliz necesito crear, y levantarme pensando en eso me fascina. Es como una sensación superior que me permite estar concentrado en mi trabajo y a la vez disfrutar mucho de la vida, mis amigos, mis viajes.

Mientras trabajas en un mural, ¿qué no puede faltar para que el momento sea perfecto?

La música siempre es un recurso indispensable, y mientras me gusta comer frutas o tomar Coca-Cola. En cuanto a materiales, mis fundamentales son sprays, super fat caps, rodillos, brochas, cintas, grúas, la Go Pro, pintura plástica. Y entre mis fetiches me gusta tener vista al mar, si se ve desde la grúa mejor.

#MeGusta Algunos de ellos son mis amigos y son magníficos artistas: Sixe Paredes, Remed, Nano4814, Os Gemeos, Herbert Baglione, San, Kris Kuksi, Mars1, Eric Parker, Todd James, Interesni Kazki, Amandine Urruti, Smithe, Jen Stark.

Anterior post

Piscine du Fort por Mikou Design Studio

Siguiente post

Dave Mirra: La leyenda del BMX

Let Abramec

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.